Secretos divertidas sobre sí mismo

Efectos psicológicos de guardar un secreto 'Secretos secretos no son divertidas. Secretos Secret herir a alguien.' En algún momento, usted probablemente ha escuchado esta rima culpabilidad-viaje como el esfuerzo de alguien para forzar a otra persona a divulgar algunos chisme jugoso. Si hay algo que parece obsesionar y fascinar a la cultura de internet son los easter eggs , o huevos de pascua virtuales, esos mensajes ocultos, chistes para unos pocos o guiños para entendidos ... Los Ice breakers son actividades cortas, a veces más divertidas, a veces más sesudas, que nos sirven para que la gente se conozca y baje las defensas para otra actividad que viene después o para poder tener una reunión más relajada. Si encadenas varias siempre te puede servir como team building en sí mismo. Cuando los políticos hablan sobre Letizia: anécdotas, secretos y muchos elogios ... cuenta Sánchez, eso sí, ... que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser ... 15-may-2020 - Amores prohibidos, amores secretos, amantes prohibidos . Ver más ideas sobre Amantes secretos, Frases bonitas, Frases. 52. La gente ordinaria esperaba a que la vida les desvelase sus secretos, pero para unos pocos, para los elegidos, la vida revelaba sus misterios antes de apartar el velo. Esto era a veces consecuencia del arte, y sobre todo del arte de la literatura, que se ocupa de manera inmediata de las pasiones y de la inteligencia. – Oscar Wilde. 53. Cuando alguien nos habla tan bonito, es común que reciba una respuesta igual. Con todas las frases anteriores, notarás que tu chico(a) especial devuelva el mismo tipo de mensaje. Puedes dejar que eso termine con una simple frase de agradecimiento o aprovechar el momento para dar un cumplido, todo depende de tu creatividad y personalidad. En Secretos y conjuros preguntamos a varios expertos en el tema, sobre la posibilidad que hay de que alguien te haga un maleficio o hechicería con una foto. Por lo regular las fotos se usan para hacer amarres de amor. Según Willem Dorsman, licenciado en psicología, Glendale Community College opina lo siguiente sobre las posibilidades de sufrir brujerías en fotos. Sentido del Humor. Son más felices las parejas que manifiestan poner sentido del humor a lo que les va ocurriendo. Es importante rebajar las tensiones, observar desde la distancia los malos momentos, reírse de uno mismo, ser humilde y hacerse protagonista de las meteduras de pata que acaban en risas compartidas.La felicidad se logra si uno trata con sabiduría (y amor) las imperfecciones y ... 04-jun-2018 - 'Aquel individuo que admite que sabe muy poco sobre sí mismo es el que tiene mejores oportunidades de descubrir cosas sobre sí mismo antes de morir”

Vox y el inmerecido prestigio de lo maldito

2020.03.11 14:07 alforo_ Vox y el inmerecido prestigio de lo maldito

Se escucha y se lee a todas horas. Es la cansina letanía de los afligidos, los temerosos, los convencidos del desastre, los moralmente escandalizados. «Oh, ¿has oído lo de Abascal? ¡Qué horror». «¡A mí me dan miedo!». «Uf, ¡qué malos son!». «Ah, qué peligro para la democracia». «Ay, dios mío, ¿qué va a ser de nosotros?». «Se lo van a cargar todo». «No van a dejar nada». «No respetan nada». Y todo esto, gimoteado siempre con el mismo timbre dramático.
Pues yo no lo tengo claro.
Quizás sería mejor respirar hondo y cambiar el tono. Es probable que ya hayamos dado con el contenido para hacer frente a Vox, cuyas mentiras están más que demostradas, pero nos falte encontrar el registro adecuado.
¿Algo más de autosuficiencia? ¿Cierto recurso a la ironía? ¿Un desdén justificado por la superioridad técnica de la política democrática sobre la gañanía dedicada al esparcimiento de bazofia? Seguramente todo eso sea mejor que seguir cayendo en provocaciones una tras otra, que seguir presentándonos como espejo de virtudes morales por contraste con los chicos malos de la ultraderecha. ¿Acaso hay algún anzuelo que no hayamos mordido? ¿No es obvio a estas alturas que así –censurándolos moralmente, etiquetándolos con mohín remilgado, sin bajar al barro de los hechos– reforzamos el vínculo entre el partido y sus seguidores? ¿Por qué alguien querría dejar de pertenecer al grupo de los peligrosos, al grupo de los que son respetados sin respetar nada?
Le estamos regalando a Vox nada menos que el prestigio de lo temible, de lo prohibido, de lo maldito. En la economía de la atención, quien porta la vitola de provocador tiene mucho ganado. Es una respuesta insoportablemente torpe que ha convertido a Vox en una especie de partido guay.
Rescato aquí una reflexión que compartió conmigo Guillermo Fernández, sociólogo especialista en extrema derecha europea, atento observador del fenómeno populista y sus derivadas: «Al demonizarlos moralmente, también los ensalzas, como si fueran genios del mal. ¡No lo son! Son políticos amateurs. Mucho de lo que Vox consigue lo consigue a pesar de Vox. Hay que quitarles el aura. Lo mejor que se puede hacer ante Vox es, entre comillas, normalizarlo. Me refiero a no tratarlo como un asunto moral, sino como un partido. Gente como Ortega Smith o Santiago Abascal están muy cómodos confrontando la pregunta moral. Lo que hay que hacer es mirar el programa y hacer críticas, como con cualquier otro partido»[1]. Equilicuá.
Vale, Vox tiene algo a favor que hace muy difícil detener su vuelo: el viento de cola. Pero también tiene algo en contra: en las alas llevan el plomo de su propia incompetencia. Ahí es donde hay que marcar con el subrayador amarillo. En el ínfimo nivel político de Vox. En que sus propuestas, más que peligrosas, son ridículas e irrealizables, por no mencionar lo zafiamente que las defienden sus dirigentes. Dirigentes entre los cuales, por cierto, abundan los tramposos, buscavidas y caraduras. Es difícil encontrar uno solo que haya acreditado una trayectoria digna de confianza. Observemos la trayectoria profesional de Rocío Monasterio. La trayectoria judicial y empresarial de Francisco Serrano. ¡La trayectoria política de Santiago Abascal! La trayectoria, sin adjetivos, de Ortega Smith. Eso es Vox. ¿Eso va a poder con la democracia española?
El avance de la ultraderecha es un problema serio. Pero Vox no es un partido serio. ¿No sobra a veces solemnidad en la respuesta a un artefacto político tan pueril? Tiendo a pesar que aquí, en España, deberíamos felicitarnos por que la inevitable llegada de la internacional nacionalista –por usar la divertida expresión paradójica que engloba a los Trump, Bolsonaro, Le Pen, Salvini, Abascal y compañía– se haya canalizado a través de una filial tan poco agraciada como Vox. Sí, eso es lo que vengo a decir: por fortuna, nos han tocado Vox y Santiago Abascal, una ultraderecha llorona y carpetovetónica, ayuna de carisma y talento, que ni siquiera es capaz de adelantar al PP de Pablo Casado.
No digo, claro, que adoptando una actitud menos moralizante, menos dramática, más irónica y distante, vaya a quedar conjurado el problema. Pero sí que, como regla general, estaría bien un punto más de socarronería y un punto menos de alarmismo. Me apoyo en lo que he visto. Se da la circunstancia de que Vox entró vía Andalucía, lo cual me ha dado algo de tiempo extra para examinar su modus operandi. Aparte de comprobar que sus diputados tienen serias dificultades para hilar discursos dignos de una cámara de representación popular, o para presentar una PNL que no parezca la redacción de un escolar, he observado algo: les divierte ver a su alrededor cundir la indignación, adoran que a su paso haya un murmullo de fascinado temor. Es de lo que viven, básicamente. Y hemos caído en esa trampa. Entre todos les hemos acabado dando a los voxeros aire de bad boys, les hemos concedido el atractivo propio de los rebeldes. Y no.
No son peligrosos. No son fuertes. No son audaces. No son estrellas del rock. Y no dicen nada nuevo, ni rompedor, ni desafiante. Sólo mezclan un popurrí de consignas trumpistas –¡un muro en Ceuta!–, mantras de la extrema derecha europea –¡ideología de género!, ¡islamización!– y cánticos aguardentosos del militarismo nacionalcatólico. Hace falta más –desde luego, debería hacer falta más– para doblegar a la democracia española.
Es una torpeza proclamar miedo o escándalo ante Vox. No sólo porque el miedo es la materia prima de la política ultra, sino por una razón de índole más psicológica. Cuando identificamos a los de Vox como los que dan miedo, nos estamos identificando al resto como los que tenemos miedo. Y si ofrecemos a la gente la disyuntiva entre ser lobo o ser cordero, muchos elegirán lobo. A veces no somos conscientes de la cantidad de gente que se siente solidaria con el fuerte, y no con el débil. Los abascales se pasean hoy con chulería porque disfrutan del prestigio que en todos los patios de colegio tiene el abusón.
No, Abascal no es un hombre de acción, como se vende, ni un rompedor de tabúes de la corrección política. Es un disciplinado correveidile de la derecha beata de toda la vida. Es un profesional de la política, enchufado de chiringuito de Aguirre, un resentido del PP, con una trayectoria plana y carente de épica, que ha tenido la suerte puntual de estar en el momento justo en el lugar oportuno. Un político de diseño que ha dedicado más tiempo al cuidado personal que a la elaboración de un discurso político. Ya está. No es nadie, no ha hecho nunca nada. Y jamás ganará, porque la mayoría de la sociedad española jamás lo votará. Eso es Santiago Abascal. No es un villano de cómic, es una caricatura.
El desafío a la democracia no es por Vox, un partido que ofrece un lamentable nivel de pericia política, con un líder que se pone a sudar en cuanto tiene que dar más de media explicación y una corte de gregarios que no saben más que imitar con grosería castiza lo que han visto hacer a otros con éxito antes que ellos. El desafío de la ultraderecha está en pie a pesar de Vox, quizás el intérprete más torpón que podía tener la pegadiza partitura populista. Su ventaja es que lo tienen (casi) todo a favor, empezando por un sinfín de medios de comunicación fascinados por su aureola. Pero ni con todo a favor serán capaces de ganar. Es su sino: perder una y otra vez.
Quitémosle algo de hierro. Vox sólo es la franquicia local de una gran cadena de política basura que se ha encontrado sin merecerlo con un pico de demanda. Nada con lo que una democracia convencida de serlo –he aquí el quid del asunto– no pueda lidiar. Sin escándalo, sin miedo, sin drama. Y sin prisa. Porque han llegado para quedarse.
Nada de particular
Sería una anomalía, casi un milagro, que en España no hubiera un Vox. Están más que estudiados los factores que alimentan el éxito de este tipo de productos ultraderechistas en medio mundo. La digitalización –y en breve la robotización– hace moverse el suelo bajo los pies de millones de trabajadores, cada vez más precarios y atemorizados, abiertos al sencillo recurso de culpar al extranjero de sus desvelos. La crisis de los grandes partidos ha retirado un cortafuegos contra los nuevos mesías, que se abren paso con plataformas políticas sin implantación territorial pero con potencia de fuego mediático. Los cambios de composición demográfica de países fundados sobre una base monoétnica han conducido a una rebelión contra el pluralismo. El boom de las redes sociales, la reducción de la intermediación, las noticias falsas, la segmentación de las audiencias y el consumo aislado de información sesgada en la propia cámara de eco se confabulan para allanar el camino a los instigadores del descontento, que triunfan con un mensaje que combina el «yo soy el pueblo» con el señalamiento de culpables fantasmales fácil de identificar (Washington, Bruselas, la inmigración…).
Prolifera la mentira. Es lógico que prosperen los mentirosos. Es pura normalidad. No la agravemos convirtiéndolo en algo extraordinario.
Vox no ha inventado nada. Cumple uno a uno todos los elementos del catálogo de comunes denominadores de la ultraderecha, identificados en libros tan variados como Facha. Cómo funciona el fascismo y cómo ha entrado en tu vida, de Jason Stanley (Blackie Books, 2019), Anatomía del fascismo, de Robert O. Paxton (Capitán Swing, 2019), Instrucciones para convertirse en fascista, de Michela Murgia (Seix Barral, 2019), y Antifa. El manual antifascista, de Mark Bray (Capitán Swing, 2017). Por el nacionalismo desbocado y el idealismo revisionista, por el victimismo permanente y la obsesión por el orden, por la discriminación por razones culturales y religiosas, por el rechazo a la diversidad sexual y a la mediación intelectual, por todo ello Vox es un partido ultraderechista canónico, de manual. No hay en Vox nada nuevo, ni original. Sus dirigentes se limitan a aplicar con poca brillantez la estrategia Bannon: polarizar, dividir, atraer toda la atención, marcar la agenda –a base de mentiras, si es preciso–, señalar unos culpables fácilmente identificables e inundar el espacio público de estridencia demagógica. Por último, una vez generada la sensación de caos, sólo queda ofrecer la identidad como refugio seguro ante un mundo bajo la tormenta. Y recoger las ganancias, engordadas a su vez por el cabreo popular que suscita el pico de nacionalismo catalán.
No son genios, ni mucho menos. Al contrario. No hay más que ver en acción a los voxeros de primera línea para darse cuenta de que, por regla general, abundan más los mediocres que los cráneos privilegiados. Se limitan a explotar sin demasiada pericia una fórmula simple pero eficaz, que se beneficia de la endogamia y la polarización en el consumo informativo, del creciente tirón de la identidad nacional como motor del voto y del descontento popular ante la precariedad y la incertidumbre. Nada sofisticado.
Lo que ocurre no deja de ser lógico. En un mundo que gira a velocidad de vértigo, significativas capas de la población buscan referentes que transmitan seguridad, fortaleza, fuerza, claridad de ideas, un faro en la tormenta… Y a llenar ese vacío acuden, en ademán salvador, los Trump, Bolsonaro, Salvini o Abascal, fingiendo que saben lo que hay que hacer. Pero no lo saben. Y nos corresponde desenmascarar su farsa y su negligencia, no alimentar su aura presentándolos como villanos terribles con un plan secreto para dominar el mundo. No son gran cosa. Sólo les ha tocado un buen momento. No prosperan por sus propios aciertos, sino por los errores ajenos. No estaría de más dejar de cometerlos. Y el primero de todos ellos es sobrevalorar a los nuevos apóstoles del «Estado del malestar».
Dejó dicho John Adams, segundo presidente de Estados Unidos, que las democracias únicamente mueren por suicidio. Así que el combate contra el avance de la carcoma ultraderechista sólo puede fracasar si se abandona. Hay muchas tareas por hacer y muchos frentes por cubrir. A todos –a los que nos sigue importando esto de la democracia, me refiero– nos toca reivindicar la complejidad frente el embate diario de los simplificadores, como con tanto acierto viene explicando el filósofo Daniel Innenarity. Además, es siempre imperativo «disputar el marco», si se me permite esta expresión algo cursi pero efectiva, para no pegarnos todo el día como bobos comprando los temas de Vox: que si la «invasión» de inmigrantes, que si el «pin parental»… Los partidos liberales y conservadores –no sólo ellos, pero sí fundamentalmente ellos– tienen la obligación extra de evitar el contagio de las ideas ultra y el crecimiento de la llamada «zona de aquiescencia», en sintagma de Pippa Norris. Y luego está la responsabilidad específica de los medios, que obligaría a un artículo aparte.
De modo que no habrá héroes salvadores ni recetas mágicas para bajar del pedestal a los nuevos profetas del resentimiento. Sólo compromiso colectivo, convencimiento democrático, resistencia a la mentira… y paciencia. Mucha paciencia. En cambio, la tentación de los atajos está ahí. Y ya hemos identificado el más socorrido: la crítica moral, la proclamación universal del miedo. A base de repetirla, los hemos convencido incluso a ellos. Han empezado a sentirse temibles. Y a infundir cada vez más temor. Ojo con las profecías autocumplidas. Hay que romper el círculo vicioso. Empecemos por un poco de ironía, una sonrisa maliciosa y quizás algo de desdén. No son para tanto. Si los miramos con detenimiento, más que al miedo mueven a la risa.
Ángel Munárriz (@angel_munarriz) es periodista del diario Infolibre.
https://www.infolibre.es/noticias/politica/2019/11/15/la_ultraderecha_llego_para_quedarse_ideas_lecciones_para_desafio_democratico_largo_plazo_101008_1012.html
submitted by alforo_ to podemos [link] [comments]


2019.10.03 14:35 Janitro Guía para la Universidad: Concentración, Motivación y Métodos de estudio

Muchos en el sub preguntan cómo estudiar, cómo concentrarse, cómo progresar en la carrera y similares. Otro título que podría ponerle a este tema es "Cosas que me gustaría haber sabido antes de empezar la Facultad". Espero que te sea útil.
Si bien no soy un experto en la materia, aprender a aprender es un tema que me parece fascinante. Con el tiempo investigué y apliqué algunas técnicas que me ayudaron muchísimo en la carrera y en la vida. Muchos dicen que "no hay secretos, hay que sentarse y estudiar", pero eso es parcialmente cierto. Sí, hay que sentarse, pero estudiar es una habilidad que se puede aprender y mejorar.
La idea es: "Dame seis horas para cortar un árbol y pasaré las primeras cuatro afilando el hacha" (A. Lincoln)
Por mi parte, aprendí gracias a la adversidad: cuando estaba estudiando en la Universidad me vi obligado a buscar un trabajo. Al principio fue como un cachetazo, pero después entendí que eso me hizo crecer mucho. De un mes para el otro ya no tenía tiempo de estudiar, y esta nueva situación me obligó a buscar maneras de optimizar mi tiempo y mi rendimiento.
Decidí que la falta de tiempo no iba a impedir que me recibiera, y decidí invertir parte de mi día en investigar técnicas para estudiar más eficientemente. Paradójicamente, con menos tiempo para estudiar, mis calificaciones en la Universidad mejoraron y pude cursar más materias por cuatrimestre. Por suerte me pude recibir.
Antes de empezar a describir los temas, hay algo que quiero resaltar. Nada de lo que diga más abajo va a importar si este tema queda en un marcador que nunca más vas a volver a ver. Una de las cosas más importantes en este proceso es ser constante. Tener un plan y seguirlo a pesar de todo (obvio, el plan puede cambiar, pero lo importante es no dejarlo).
Lo que me sirvió personalmente fue investigar las técnicas, aplicarlas, y si me servían, las ponía en una hoja colgada en la pared. Cada vez que me sentaba a estudiar o trabajar, miraba la hoja y repasaba las técnicas, así las tenía en mente al momento de sentarme. Hacé lo mismo. Fijate alguna técnica que te llame la atención, tratá de aplicarla, y si te sirve, imprimila en una hoja y colgala en un lugar que veas cada vez que te ponés a estudiar.

"Empezar con el destino en mente"

El consejo de arriba está relacionado al primer tema que vamos a tratar. "Empezar con el destino en mente" es una frase de un libro que recomiendo con intensidad: "Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva". El ejercicio que vamos a hacer es revelador. Imaginá que estás en el futuro. Estás en una sala amplia, con muchas personas sentadas, y te das cuenta de que están velando a alguien. Te acercás al ataud y te das cuenta de que la persona fallecida sos vos (obviamente, en tu versión de adulto mayor). Te sentás junto al resto de las personas. De repente, tus seres queridos, tus colegas de trabajo y tus amigos empiezan a decir unas palabras sobre vos.
¿Qué te gustaría que dijeran? "Fue un gran amigo pero fue un poco vago, nunca pudo terminar nada de lo que se propuso", podrá decir alguien. Ok, no es muy amigable el comentario, pero creo que van entendiendo la idea. Las reflexiones de nuestros seres queridos en nuestro velorio deberían reflejar las decisiones, acciones y proyectos que realizamos en vida. De nuevo, ¿qué nos gustaría que dijeran sobre nosotros? ¿Que fuimos buenos amigos, buenos compañeros de trabajo, muy trabajadores, responsables...? Todo eso puede pasar, si tomamos la decisión hoy, en vida, mientras tenemos tiempo de hacer cosas, de aplicar esos valores. Ese es el destino que hay que tener en mente.
Dirán que esto, casi antes de empezar, se volvió algo de autoayuda, algo casi filosófico. Pero está muy relacionado a nuestros temas. Si en nuestro futuro velorio queremos que nuestros amigos, colegas, compañeros de facultad nos recuerden como personas con valores, estudiosos, responsables, trabajadores, etc., la Universidad es el mejor lugar para comenzar a vivir de acuerdo a lo que queremos ser. En la Universidad somos ya personas adultas que son responsables de sus actos, que pueden decidir por sí mismos cómo es la vida que quieren llevar.
Apliquemos este ejemplo a nuestro tema. "Empezar con el destino en mente" nos lleva a pensar qué queremos lograr estando en la Universidad. ¿Recibirnos? ¿Poder encontrar un trabajo? ¿Dedicarnos a lo que nos gusta? No importa cuál sea la razón, lo importante es tener una razón que nos invite a comprometernos con el objetivo, que nos ayude a concentrarnos y a aplicar las técnicas de estudio para poder recibirnos. Esto es útil para todas las carreras, porque muchas veces el destino (ejemplo, ser astronauta) tiene muchas fricciones en el camino (ejemplo, materias de física muy difíciles). De alguna manera, "Ser astronauta" es el faro que va guiando el barco a través del mar, dónde a veces se encuentran problemas como las materias de "física muy difíciles".
Entonces, ¿cuál es tu destino? ¿Querés estudiar para poder trabajar de ingeniero/a? Excelente. Imprimí una hoja que diga INGENIERO/A con letras grandes. Colgala de la pared donde te sentás a estudiar cada día. Pensá en eso, pensá en cómo te vas a sentir cuando te recibas, el orgullo de tus familiares, cómo va a ser tu futuro trabajo... Visualizá experiencias positivas que te motiven a perseguir ese objetivo.
Por último, se preguntarán: "¿para qué necesito tener un "recorrido exitoso" en la Facultad? Yo no quiero "ser exitoso". Quiero aprobar materias con la mínima calificación posible y vivir de joda". Está bien, lo entiendo. Pero considerá lo siguiente: tener un recorrido exitoso en la Facultad, y ser recordado como alguien responsable, trabajador y estudioso puede abrirte muchas puertas en la vida profesional. Lo sé porque me pasó, y a muchos de mis compañeros de la Facultad.
Por ejemplo, analicemos el caso de los/as profesores/as. Los profesores, muchas veces demonizados y vistos como personas que sólo buscan perjudicarnos, son personas que generalmente están vinculadas a la industria, conocen a otras personas, y muchas veces son consultados por empresas y organizaciones respecto a candidatos para trabajos o proyectos de investigación. Este es un principio básico del "networking": no sólo hay que conocer personas, además hay que ser conocido como una persona responsable y trabajadora.
Además de los profesores, están nuestros compañeros de Facultad. Ellos también, en un futuro, pueden conseguir un trabajo y llamarnos para trabajar con ellos si se abre una posibilidad. Nunca se sabe dónde se va a abrir la puerta, pero lo que es seguro es que hay que tener un historial de ser responsable y trabajadoa.
Por último, las buenas calificaciones en la Universidad pueden ayudarnos a obtener becas

Métodos de Estudio

Vamos a empezar por lo básico. Digamos que alguien quiere construir una casa. ¿Basta con comprar cemento y ladrillos, y "ponerse a construir"? Definitivamente no. Se requieren estudios de suelo, planificación, estimaciones de tiempo y costos, materiales de todo tipo, contratación de mano de obra, etc.
En el estudio, como en la construcción de casas y otros aspectos de la vida, no basta con "sentarse y hacerlo". Alguien que no cuente con las herramientas adecuadas puede estar sentado 8 o 10 horas por día y no aprender prácticamente nada. Por el contrario, alguien con las herramientas adecuadas y una buena planificación, puede aprender mucho más en sesiones de menos horas.
¿Qué es un método de estudio? Básicamente es un conjunto de herramientas que permiten planificar el estudio y sacar el mejor provecho posible al tiempo disponible.
En este campo hay muchas opiniones y aproximaciones, con mucha biliografía de referencia (al final del post dejo algunos libros). Lo importante es saber que no todos los métodos funcionan para todas las personas. Cada persona debe divisar su propio método de estudio, porque cada persona tiene diversas habilidades, inteligencias, memorias, etc.
Además de depender de las personas, los métodos de estudio difieren entre las carreras sociales y exactas. Pero hay principios básicos que se pueden aplicar a ambas.
Por ejemplo, el método principal y aplicable a todas las carreas consiste en la divisón de las tareas en pequeños bloques. Esta división permite medir el rendimiento, sentir que estamos progresando, y hace que las tareas sean más manejables.
Cuando decidimos adoptar una estrategia para tener éxito en nuestros estudios, nos damos cuenta de que la Universidad ayuda y mucho. Por ejemplo, con los programas de las materias. Los programas están cuidadosamente diseñados para ser cumplidos en tiempo y forma, están usualmente divididos en fechas, temas y textos.
En este sentido, los programa ofrecen un mapa de cómo va a ser la materia. Con el mapa en mano, el siguiente paso es determinar los pasos necesarios para ir completando cada objetivo.
Como ejemplo sobresimplificado, digamos que estamos frente a este escenario:
- Estamos cursando una materia cuatrimestral.
- La materia está dividida en 6 módulos, y cada módulo tiene 3 textos (18 en total) de 30 páginas (540 en total).
- Hay dos examenes, uno a mitad de la materia y otro al final (3 módulos por examen).
- Vamos a estudiar sólo los días hábiles de cada mes.
Lo primero que tenemos que hacer es estudiar un texto y analizar cuánto tiempo nos lleva. Digamos que el primer texto del módulo uno nos lleva tres horas. Si la dificultad de los textos es igual en todos los textos (rara vez lo es, pero este es un ejemplo), podemos decir que para estudiar todos los textos de la materia tendremos que destinar 36 horas en total.
Si vamos a estudiar sólo los días hábiles de cada mes (lo recomiendo), tenemos aproximadamente 88 días en el cuatrimestre para estudiar. Si dividimos 36 (las horas que nos va a llevar estudiar toda la materia) por 88 (los días que tenemos disponibles para estudiar), nos da 0,4 horas. Es decir, destinando 30 minutos por día a estudiar, vamos a poder cumplir con todos los objetivos de la materia y llegar a rendir los examenes bien preparados.
Este es el esquema general, cada cual deberá adaptarlo a su caso particular. También habrá que tener en cuenta tareas, trabajos, ejercicios, etc. Pero la idea es esa: calcular el tiempo y determinar cuánto tiempo tenemos que dedicarle a la materia para poder rendir los exámenes de la mejor manera.

¿Cómo sé si funciona el método?

Si el método funciona, deberías ver los resultados reflejados en tus niveles de concentración, notas, satisfacción con la vida, etc. Si no notás cambios en alguno de estos aspectos, hay que seguir indagando y cambiar el método hasta dar con alguno que funcione en tu caso. Eso sí, a cada método hay que darle un tiempo de maduración, los resultados no van a ser siempre de un día para el otro o de una semana para la otra.
Además de aplicar esta régla básica de organización, lo que conviene es ir resumiendo cada texto en mapas mentales. De esta forma tendremos una herramienta para poder repasar los temas antes de rendir los exámenes. Los cuadros sinópticos no deberían exceder una carilla (en general). Si excedemos la carilla, quiere decir que no estamos resumiendo eficazmente. La clave es resumir los conceptos y que sea fácil para nosotros retomar lo importante de cada texto.

¿Cómo sé qué es lo importante de cada texto?

Generalmente, todo está clarificado en el programa de la materia. Allí están los ejes temáticos, los problemas, todo lo que deberíamos aprender en la materia. Y si no queda claro qué es lo importante de cada texto, si tenemos dudas, lo mejor es preguntarle al profesoa.
También vale la pena aplicar técnicas mnemotécnicas para memorizar los conceptos clave de cada cuadro sinóptico. Sí, ya sé, la memoria no está de moda. Ahora no se trata de memoriza, sino de "entender el proceso". Sí, estamos de acuerdo, a mí tampoco me parece lo mejor memorizar las fechas históricas. Pero sirve. Memorizar con técnicas mnemotécnicas permite "anclar" los conocimientos, tener una vía para recordar los temas y de ahí hilvanar las respuestas. Para mí, la memorización y la comprensión de los procesos son indispensables para un buen rendimiento académico.

Algunos consejos generales

Personalmente uso la aplicación para el celular Headspace. Son meditaciones guiadas de 3 a 5 minutos. Eso es todo lo que hace falta para tener la mente concentrada como un rayo láser antes de empezar. Es como tener el terreno lo más fértil posible para la siembra de conocimiento.
Si te decidís a estudiar, digamos, para empezar, 20 minutos, apagá la compu, apagá el celular (sí, apagar). Dejate un reloj analógico en algún lado para tener noción del tiempo.
Por ahí tenés familiares que te distraen, gente a tu alrededor. A mí a veces me ayuda directamente irme de mi casa a estudiar a otro lado, generalmente a una biblioteca pública. Cambiar de ámbito ayuda un montón a la concentración. Si no hay una biblioteca pública cerca, probá irte a otro ambiente de tu casa/departamento a estudiar. El dormitorio es el peor lugar. Intentá asociar el cambio de lugar de estudio con la idea de que es para estudiar, dejando de lado todas las cosas que te distraen (PC, tablet, celu, etc.) El tiempo que estás ahí es para estudiar. Punto.
Empezá por bloques de concentración realizables (¿20 minutos?), y de ahí empezá a exigirte más. La clave es alcanzar pequeños objetivos. Si te decidís a estudiar 4 horas seguidas, y a los 7 minutos ya estás perdiendo la concentración, no vas a llegar lejos. Muchos recomiendan hacer bloques de 45 minutos.
El consejo es: "cuando juegues, jugá. Cuando estudies, estudiá". No vale la pena estar "estudiando" mientras browseás Reddit y Facebook.
Las notas liberan a la mente de otras cuestiones ajenas a lo que estás estudiando. Por ejemplo, estás estudiando la Revolución Francesa cuando, de repente, tu mente recuerda que tenés que llamar a un amigo para pedirle un microondas (?). En vez de tener ese pensamiento presente constantemente, anotalo en el bloc de notas de una lista de tareas. Y listo, tu mente no te va a joder más con ese tema porque sabe que lo anotaste y no te vas a olvidar. Hacé lo mismo con problemas familiares que puedas llegar a tener, problemas con tus amigos, consideraciones acerca del orden mundial, y todo lo que sea ajeno a tu tema de estudio. Anotalo y seguí estudiando.
Por ahí se te ocurren cosas que están relacionadas, anotalas también, ya que además de liberar a la mente te va a ayudar a fijar el conocimiento.
Probá todas las que puedas y aplicá las que mejor te rindan. Cada uno tiene diferentes memorias, y algunas técnicas les funcionan mejor a unos que a otros. Ejemplo de asociación: ahora justo estoy estudiando el tema de tratados internacionales. Me enteré que el Arreglo de Madrid es el relativo al Registro Internacional de Marcas. ¿Cómo lo asocio? Me imagino a mi *madre* (Madrid), *arreglándose*, y luego saliendo a marcar, en un partido de fútbol, a una gaseosa de una marca muy conocida (Marca). Las asociaciones tienen que ser ridículas, así se hacen memorables.
Si te parece aburrido, intentá hacer asociaciones mnemotécnicas a cuestiones que sí te interesan o te parecen divertidas. Tratá de involucrar todos los sentidos.
No son más que cuadros sinópticos para sintetizar lo que venís estudiando. El día antes del examen sólo tenés que repasar eso. Usá diferentes colores y cosas creativas para fijar mejor el conocimiento.

Referencias

- Superaprendizaje (Sheila Ostrander)
- The Accelerated Learning Fieldbook: Making the Instructional Process Fast, Flexible, and Fun (Lou Russell)
- The Memory Book: The Classic Guide to Improving Your Memory at Work, at School, and at Play (Harry Lorayne)
- Super Memory, Super Student (Harry Lorayne)
- 7 (Seven) Kinds of Smart: Identifying and Developing Your Multiple Intelligences (Thomas Armstrong)
- Test Taking Strategies & Study Skills for the Utterly Confused (Laurie Rozakis)
- Study Smarter, Not Harder (Kevin Paul)
- How to Be Twice as Smart: Boosting Your Brainpower and Unleashing the Miracles of Your Mind (Scott Witt)
- The Einstein Factor: A Proven New Method for Increasing Your Intelligence (Wenger Win)
submitted by Janitro to argentina [link] [comments]


2019.02.18 10:30 VidaoPantalla [Análisis] The Messenger, mensajero el futuro

https://img.vidaopantalla.es/2019/02/1-1.jpg
The Messenger es un juego de plataformas realizado por la compañía independiente Sabotage Studios y distribuído por Devolver Digital. Lanzado oficialmente el pasado mes de agosto para PC y Nintendo Switch, no pasó desapercibido. Un homenaje a Ninja Gaiden que recibió la nominación a mejor juego independiente en los pasados GOTY Awards. ¿Suena bien, verdad?¿Os lo vais a perder?
Una original combinación de géneros que juega con las bases de los juegos retro que tanto echamos en falta.
Que el pasado año 2018 ha sido un año excelente para los juegos independientes es todo un hecho. Tal vez por ello cada vez es más importante buscar nuevas formas de promoción y darse a conocer a un público cada vez más diverso. The Messenger se dio a conocer en el Nindies Showcase de marzo de 2018, junto con otro muchos títulos que tenían muy buena pinta. Tras un tráiler que quizás contaba demasiado, estaba claro que estábamos ante un título especial, que aguardaba por ser descubierto. Una original combinación de géneros que juega con las bases de los juegos retro que tanto echamos en falta.
La historia de The Messenger parece bastante tópica y poco original, al menos al principio. Un ejército demoníaco asalta la aldea de nuestro protagonista, destruyéndola completamente. Tal y como dice la profecía, el héroe del oeste llega para salvarles, pero lo hace demasiado tarde. Por ello, el héroe le da a nuestro protagonista un pergamino de vital importancia, que deberá llevar al otro lado de isla. Así se trasforma en el Mensajero. Pero no todo es lo que parece, y la historia es mas enrevesada de lo que en un principio podríamos suponer.
The Messenger es un juego de plataformas y aventuras que en mitad de nuestra aventura da un giro de 180 grados
The Messenger es un videojuego en 2D de scroll lateral que homenaje a la época de los 8 bits, especialmente a Ninja Gaiden. Un juego de plataformas y aventuras que en mitad de nuestra aventura da un giro de 180 grados convirtiéndose en todo un metroidvania con gráficos propios de la época de 16 bits. Una agradable sorpresa destripada en tráiler oficial que, sin embargo, entendemos que no se haya guardado con el máximo secretismo precisamente. Y es que una de las bazas de The Messenger es precisamente esta, que combina géneros y consigue hacerlo muy bien y sin que quede en absoluto forzado.
Esto también se ve traducido a la historia, la cual se enrevesa y acaba siendo una aventura de viajes en el tiempo. Aunque la narrativa es totalmente secundaria, quedando a merced de la jugabilidad, Sabotage Studios ha jugado con el humor y el caos temporal más absoluto como eje de la historia. Porque en The Messenger la lógica no importa, lo que prima es la aventura y pasar un buen rato. Algo que sin duda tendremos con el personaje del “tendero”, una especie de ayudante que nos encontraremos en la tienda cuando queramos comprar mejoras o charlar sobre algo en concreto. Os puedo asegurar que es todo un personaje y acabaréis riéndoos a carcajadas con las surrealistas historias que os contará, cada cual con una moraleja más absurda. No será éste ni el primer ni el último personaje que romperá la cuarta pared del juego de la forma más descacharrante.
Las jugabilidad es tan divertida como sencilla. Nuestro personaje tendrá los movimientos típicos de un ninja: correrá, saltará, se agachará, dará espadazos… incluso podrá dar un doble salto usando su espada. A medida que vayamos avanzando nuevos e importantes movimientos se irán incorporando: planeo, uso del gancho, lanzamiento de shurikens… Avanzaremos entre fase y fase guardando la partida en diferentes portales situados de forma estratégica. A veces esos mismos portales también serán la tienda, dónde podremos comprar nuevas habilidades o mejoras utilizando como moneda de cambio los cristales que iremos recogiendo a lo largo del juego.
**Jugar con diferentes líneas temporales nunca fue tan divertido
**
Una mecánica muy interesante es sin duda la penalización de muertes. Aquí entra en escena un pequeño demonio de un sólo ojo llamado Guapifeo. Este pequeño “amigo” (muy entrecomillas) aparecerá en pantalla cuando muramos y no se irá hasta haber comido los cristales que el considera suficientes. Este glotón personaje nos va a fastidiar un poco, teniendo en cuenta los necesaria que es la recolección de esos objetos en The Messenger. Además, intentará tocarnos las narices lo máximo posible con divertidos comentarios criticando nuestra forma de jugar.
En la primera parte del juego escalaremos montañas heladas, avanzaremos entre bosques, cascadas, grutas, lava…los niveles serán tan variados como entretenidos. Normalmente al final de cada uno tendremos un jefe final, con el que deberemos de utilizar diferentes estrategias para vencer. Algunos serán pequeños y rápidos, otros gigantescos y con mecánicas más complicadas de aprender. Además, cuando lleguemos hasta cierto punto del juego, los mundos se cohesionarán como un todo en el que habrá pasado y futuro. A través de agujeros temporales podremos experimentar las modificaciones introducidas en una misma fase. Jugar con diferentes líneas temporales nunca fue tan divertido.
Perder resulta entretenido y divertido la mayor parte de las veces.
Puede que The Messenger beba mucho de Ninja Gaiden, pero no han querido plasmar la dificultad del juego de Sega. Han realizado un juego de dificultad media, con ciertos picos de dificultad pero muy asequibles de realizar. Cada piedra que encontramos en nuestro camino sólo nos incentiva a seguir y seguir. Perder resulta entretenido y divertido la mayor parte de las veces. Probablemente tendréis que repetir más de un jefe final o zona de plataformeo bastantes veces y no guardareis un mal recuerdo de ello en absoluto.
Es obvio que es un juego sencillo y no tiene un mapeado demasiado complicado ni un sistema de avanzado tipo Metroid, pero cumple con creces.
La duración de un título como The Messenger es otro de sus puntos fuertes. Para ser un juego de plataformas en 2D creo que han conseguido la duración perfecta. El título está lleno de caminos secretos y algunos objetos ocultos, con los que nos pondremos tranquilamente en las 20 horas de juego. Su mayor baza es que cuando creemos que el juego está a punto de terminar, nos damos cuenta de lo equivocados que estabamos. Si el juego realmente hubiese acabado ahí, no estaría nada mal. Pero teniendo en cuenta la que se nos viene encima, creo que la duración es totalmente satisfactoria. Es obvio que es un juego sencillo y no tiene un mapeado demasiado complicado ni un sistema de avanzado tipo Metroid, pero cumple con creces. Tampoco esperéis que el juego se convierta de repente en un Hollow Knight, porque desde luego tampoco lo pretende.
Los gráficos y el sonido son muy destacables. El cambio gráfico de 8 bits a 16 es realmente fresco y mejora la experiencia de una forma increíble. La primera parte del juego ya de por sí ya es variada y está cuidada, pero la llegada de los 16 bits le sienta fenomenal. Luce muy bien y se ve realmente lo mucho que han trabajado en el apartado artístico. La música también es genial, no llega a ser una épica banda sonora orquestada, pero tampoco pegaría demasiado en esta clase de juego. Es variada, cañera y absolutamente pegadiza. Muy acorde a los tiempos a los que pretender rememorar. Además tiene ciertos detalles, como el cambio de acústica cuando estamos debajo del agua, con el que se aprecia el mimo detrás de The Messenger.
En resumen
Lo mejor:
Lo peor :
Como conclusión, The Messenger es un homenaje a los juegos retro de Ninjas, pero consigue dar una vuelta de tuerca y sumerginos en algo más. Un mundo mas asequible pero muy divertido, con una amplia variedad de enemigos y escenarios, diálogos grandilocuentes y descacharrantes y mucha originalidad. Aún cogiendo de base juego retros ampliamente conocidos, consigue destacar, y eso hoy en día, es mucho decir.
Hemos realizado este análisis con la versión de PC.
ETIQUETAS:Devolver DigitalIndienindies showcaseNintendo Switchpcthe messenger
por VidaoPantalla https://www.vidaopantalla.es/2019/02/analisis-the-messenger-mensajero-el-futuro/
via IFTTT
submitted by VidaoPantalla to videojuegos [link] [comments]


2018.07.31 17:13 master_x_2k Zumbido I

Brian era más rápido que la mayoría de los hombres de su tamaño. Dio un paso atrás para esquivar mi golpe, luego giró su cuerpo en lo que estaba aprendiendo iba a ser una patada. La cosa era que no sabía a dónde se dirigiría esa patada, y generalmente no se contenía con sus patadas de la forma que lo hacía con sus puñetazos. Sabiendo esto, siguiendo sus instrucciones de ser impredecible, me lancé hacia adelante y lo tacleé torpemente.
Su muslo me dio en el costado mientras movía su pierna, lo cual dolió, pero no tanto como habría dolido la patada. Aun así, logré derribarlo al suelo. Cualquier sensación de victoria que podría haber sentido fue efímera, porque caí con él, y él estaba más preparado para lo que venía después. Cuando golpeamos el suelo, él usó sus manos y su muslo aún levantado para llevarme a su derecha. Antes de poder orientarme, él se dio vuelta en mi dirección y se sentó a sobre mí.
Lancé un puñetazo a su costado, pero él me agarró la muñeca y giró mi brazo hasta que mi codo apuntó a mi ombligo. Agarré su camisa con la otra mano, con la esperanza de quitármelo de encima (ni de cerca), y también agarró esa muñeca. Ajustó su agarre en mi brazo derecho retorcido y sujetó mis brazos contra el suelo, extendidos sobre mi cabeza.
“Es un comienzo”, me sonrió.
Al darme cuenta de la posición en la que él me tenía, sintiendo la presión de sus muslos contra mis caderas, su peso descansando parcialmente en la parte inferior mi cuerpo, debo haber perdido algunas neuronas. Mi proceso de pensamiento se detuvo por completo. No ayudó que lo primero que mi mente interpretó con ‘comienzo’ era que esta posición nos llevara a algo más.
“Si seguimos así, podrías ser una buena luchadora”, elaboró. “Cuando estábamos en el suelo, aquí, y te empujé hacia un lado, deberías haber seguido el impulso. Obtener un poco de distancia. Si lo hacías rápido, podrías incluso haber estado de pie antes que yo, lo que sería una buena posición para atacar.”
“Mmm”, fue la respuesta más coherente que pude lograr.
“¿Vas a dejarla levantarse o estás disfrutando demasiado de esto?”, Lisa le preguntó, desde donde estaba sentada en el sofá. Ella tenía los brazos cruzados, su barbilla sobre un cojín. Tenía las manos cruzadas frente a su boca, escondiendo lo que sospeché que era una sonrisa divertida.
Brian sonrió mientras se ponía de pie, “Lo siento, Taylor. ¿Quieres intentar una ronda, Lise?”
“No estoy vestida para eso, es muy temprano en el día, y no le negaría a Taylor su diversión”, dijo, sin levantar la cabeza. Cuando le di una mirada irritada, ella me guiñó un ojo.
Brian y yo nos pusimos de pie y nos miramos, entonces ambos titubeamos, quedándome justo fuera de su alcance.
“Me sorprende que ustedes dos estén en buen estado para esto”, comentó Lisa, “¿No les duelen las piernas de estar a los brincos anoche? Tú especialmente, Taylor. Fuiste a correr esta mañana, ¿y ahora estás entrenando?”
“Si mis rodillas pudieran hablar, estarían gritando de agonía”, le respondí. Levanté mi mano mientras Brian se movía para atacar mientras yo estaba distraída, y él retrocedió de nuevo. “Pero mantenerme activa hace que mi mente no se preocupe.”
“¿Todo está bien?”, Me preguntó Brian. Me encogí de hombros, miré a Lisa.
“Taylor se fue a casa”, explicó Lisa, “Tuvo una discusión con su padre, regresó aquí. Podría quedarse un tiempo, ¿sí?”
“Sí”, le hice eco.
“Lo siento”, simpatizó Brian.
“Yo también”, dije. Me acerqué más, tratando de provocarlo para que se moviera, pero él no cayo con eso. “Amo a mi papá. Realmente nunca tuve esa fase que otros tuvieron, donde me sentiría avergonzada de estar cerca de él, donde no nos entendíamos. Pensé que éramos más cercanos que eso, hasta anoche.”
“¿Las cosas van a estar bien?”
“Realmente no lo sé”, respondí. Cambiando de tema, admití, “Está bien, estoy atascada. Estoy parada aquí, frente a ti, y no sé qué puedo hacer para que no terminar golpeada o arrojada al suelo. Si avanzo, hay un millón de cosas que podrías hacer para patear mi trasero. ¿Qué harías, en mis zapatos?”
“¿Honestamente? Hmm,” se relajó un poco, “Buena pregunta. Supongo que iría por la cosa más cercana que pueda usar como arma.”
“Aparte de eso. No hay nada que pueda agarrar que sirva para pelear sin lastimarte de verdad.”
“Creo que haría lo que estás haciendo, espera a que el otro tipo haga un movimiento.”
“Bueno. Entonces muévete.”
Él lo hizo. Dio un paso más cerca, fingió dar una patada, luego se agachó para intentar patearme los pies. Podía manejar eso al menos – Salté un poco para evitar su pie mientras se movía debajo de mí. Aun así, él estaba un paso por delante de mí, poniéndose en pie con la pierna extendida y usando su hombro para poner mi culo en el suelo. Tomé su consejo de antes, usando el impulso, rodando hacia atrás para crear cierta distancia, pero él tenía la ventaja de tener ambos pies en el suelo. Dio media vuelta y me siguió, movió su rodilla hacia adelante y se detuvo a unos centímetros de mi cara.
“Estás aprendiendo”, dijo.
“Muy lentamente.”
“Estás aprendiendo”, subrayó, “escuchas lo que digo, lo tienes en cuenta y casi nunca tengo que recordarte algo dos veces.”
Él me ofreció su mano, y cuando estiré la mano para tomarla, él se agarró a mi brazo. Agarré el suyo, y él me ayudó a levantarme.
“Vengo con café y desayuno”, dijo Alec, “que cierto líder del equipo fue demasiado perezoso para traer.”
“Oh, vete a la mierda, Alec”, respondió Brian, sin ningún veneno en su voz. Soltó mi brazo para tomar un café. “Te traigo algo nueve días de cada diez, de camino a aquí.”
“Ese es tu impuesto por la inconveniencia de que vivas fuera del departamento”, respondió Alec, avanzando hacia el sofá y dándonos a Lisa y a mí nuestros cafés. Lisa tomó la bolsa de papel y sacó unos muffins, entregándome uno. Me senté en el sofá junto a ella.
“Entonces”, se dirigió Brian al grupo, mientras todos caminábamos hacia los sofás. “Creo que es importante sacar algunas cosas del camino, ahora que sabemos para quién estamos trabajando, por qué y nuestras posibilidades para el futuro.”
Perra se instaló en el otro sofá con sus perros brincando a su alrededor mientras levantaba los pies a su lado. Eso dejó a Brian sentado en el espacio vacío entre Alec y yo. Me sentí dolorosamente consciente de dónde su pantorrilla y su brazo tocaban mi pierna y mi hombro. Había estado corriendo y luchando, probablemente estaba sudorosa. ¿Tenía olor? ¿Le daría asco eso? No pude evitar sentirme cohibida, pero me habría llamado más la atención si hacia algo al respecto. Traté de enfocarme en la discusión en su lugar.
“En primer lugar, no creo que debamos votar por mayoría sobre esto que propuso Coil. En lo que a mí respecta, esto es demasiado importante, cambia demasiado las cosas, para que sigamos adelante si alguien va a estar descontento o molesto. Llegamos a un consenso o no lo hacemos.”
No fui la única en asentir en silencioso acuerdo.
“Segundo, Alec, tengo que preguntar sobre lo que dijo Coil. Identidad pasada, tu padre. ¿Es esto algo que va a regresar y arruinarnos el día?”
Alec suspiró y se apoyó contra el brazo del sofá con un giro de sus ojos, “¿No hay posibilidad de que podamos ignorar eso?”
“No lo sé, ¿podemos?”
“Mi padre dirige su propio grupo en Montreal. Trabajé para él al principio.”
“¿Quién es él?” Presionó Brian.
“Nikos Vasil. Heartbreaker.”
Mis cejas se elevaron por eso.
Lisa silbó, “Después de que Coil soltara ese detalle, hice una lista mental de posibilidades. Lo tenía reducido a cuatro. Heartbreaker era uno, las piezas encajaban, pero era tan difícil de creer.”
“Él es grande”, dijo Brian.
“No”, Alec negó con la cabeza, “Da miedo. Él es de interés periodístico. Pero él no es gran cosa.”
Heartbreaker era lo que conseguías cuando alguien tenía un poder como el de Gallant, la capacidad de manipular emociones, y absolutamente ninguna compunción sobre usarlo egoístamente. A diferencia de Gallant, Heartbreaker no necesitaba dispararte con ninguna explosión de energía para afectarte. Solo necesitaba estar cerca de ti, y los efectos eran a largo plazo o permanentes.
A pesar de los intentos de Alec de minimizar quién y qué era su padre, era difícil ignorar el hecho de que había crecido escuchando lo que este tipo había hecho en las noticias de la noche, que había encontrado menciones de él en línea desde que comencé a navegar la web buscando cosas sobre capas cuando era niña. Heartbreaker encontró mujeres hermosas, las hizo amarlo, realmente amarlo, y formó un grupo similar a un culto con ellas sirviéndole todo lo que quería en bandeja, cometiendo crímenes para ganar su favor. Lo adoraban hasta el punto que estaban dispuestas a morir por él. Por conclusión natural, sus métodos significaban que tenía muchos hijos. Alec incluido.
“Maldición”, murmuré. Le pregunté a Alec, “¿Creciste con ese tipo?”
Él se encogió de hombros, “Era normal para mí.”
“Quiero decir, ¿cómo fue? Ni siquiera puedo hacerme una idea. ¿Las mujeres fueron amables contigo? ¿Qué- Cómo es que funciona eso?”
“Las víctimas de mi padre solo tenían ojos para él”, dijo Alec, “así que no, no fueron amables ni conmigo ni con mis hermanos y hermanas.”
Detalles” , Lisa dijo, “Vamos. Habla.”
“No soy una persona comunicativa.”
“Habla o te pateo el culo”, amenazó.
“Lo mismo digo”, agregué.
Frunció el ceño brevemente, luego cruzó un pie sobre el otro sobre la mesa de café, sentándose más profundo en el sofá con su café descansando sobre la hebilla de su cinturón. “Teníamos todo lo que podíamos pedir, en lo que respecta al dinero y otras cosas. Las víctimas de papá se ocupaban de las tareas del hogar, por lo que lo único que los niños tenían que hacer era cuidar de los bebés algunas veces. No tuve que ir a la escuela, pero algunos de mis hermanos y hermanas lo hicieron solo para no estorbar a mi padre.”
“¿Por qué?” Pregunté, “¿O es una pregunta tonta?”
“Eh. Es difícil de explicar. Él nos cultivó, como un proyecto eugenésico, se desviaba kilómetros de su camino para recuperarnos si un miembro de su ‘familia’ le era arrebatado. Montaba una maldita cruzada si era necesario. Pero cuando estábamos cerca, casi no nos prestaba atención a los niños. Cuando prestaba atención, era para disciplinarnos o ponernos a prueba. La disciplina por lo general significaba obtener una dosis de terror paralizante por no escucharlo, insultarlo o incluso mirarlo a los ojos, a veces. Las pruebas sucedieron en nuestros cumpleaños o si había tenido un mal día... intentaba generar un evento detonante. No se supone que sea tan difícil, dado que éramos capas de segunda generación, obviamente, pero él comenzó cuando teníamos unos ocho años.”
“¿Cuántos años tenías? ¿Cuándo se presentaron tus poderes?” Pregunté, con voz baja, sintiendo una intensa compasión no solo por las víctimas de Heartbreaker, sino también por los niños en esa situación.
Fueran cuales fueran mis sentimientos, Alec logró parecer aburrido con el tema. “Difícil de decir. Como no fui a la escuela, y nadie realmente tenía registros, perdí la cuenta de los años. Diez u once, tal vez. Yo era su cuarto hijo en mostrar poderes, y había dieciocho o más de nosotros cuando me fui. La mayoría de ellos eran bebés, sin embargo.”
Lo que lo hacía a él, no a Grue, el que tenía más experiencia y antigüedad.
Alec se encogió de hombros, “Así que sí. Trabajé para él durante tres o cuatro años. Hicimos trabajos, aprendí el oficio familiar. Me llamé Hijack[1] al principio. Él comenzó a presionarme. Creo que tal vez estaba teniendo problemas para afectarme de la misma manera que antes de que mis poderes se activaran, por lo que compensó eso dándome ordenes todo el tiempo. Presionó mis límites, me hizo hacer cosas que eran peligrosas, cosas que fueron difíciles para mi conciencia. Quería que me rompiera, que le suplicará que se detuviera, para tener el poder de hacer que yo hiciera lo que él quería.”
“¿Y?”
“Y él me ordenó matar a este pandillero común de un grupo que intentaba sacarnos de su territorio. Cuando terminé, él me dijo que lo había hecho mal, que tenía que volver a hacerlo con un cautivo que habíamos tomado, y sabía que no importaba lo que hiciera, él me haría seguir haciéndolo. Solo otra forma de presionar mis límites. Me había convencido a mí mismo de que no me importaban las personas a las que estaba lastimando o este tipo al que acababa de matar, y tal vez no. Quizás todavía no. No sé. Pero tenía tan poco sentido.”
Se encogió de hombros, “No vi una verdadera razón para quedarme. Me fui. Cambié mi nombre, conseguí una nueva identificación y también cambié mi nombre de villano.”
Había matado a alguien por orden de su padre, lo que lo convertía en el segundo asesino del grupo. Armsmaster debe haber desenterrado ese detalle y haber sacado las conclusiones correctas después de conectar a Alec con su alter ego anterior.
“¿Cuándo sucedió esto? ¿Este asesinato?” Pregunté en con voz baja, “¿Qué edad tenías cuando mataste a ese tipo?”
“Hmm. Me había ausentado unos dos años antes de que el jefe se pusiera en contacto conmigo, que fue más o menos en esta época el año pasado, así que tres años. Tendría doce o trece años.
¿Era eso perdonable? Le habían obligado a hacerlo, había estado en circunstancias jodidas sin una verdadera brújula moral para seguir, siendo un niño. Por la forma en que lo describía, sin embargo, no me sentó bien. Asesinato a sangre fría.
“Dijiste que perseguía a sus hijos si se iban”, dijo Brian, “¿Eso sucederá aquí? ¿Si se da cuenta de que eres uno de los suyos?”
“No sé. Tal vez. Apuesto a que enviaría a uno de mis hermanos o hermanas para hablar conmigo, y me pediría que volviera antes de que él hiciera algo más. Si eso sucediera, probablemente me iría antes de que venga en persona.”
“O podríamos apoyarte”, señaló Brian.
“O eso”, estuvo de acuerdo Alec, aparentemente ajeno a la muestra de camaradería. “¿Algo más? ¿Alguna pregunta más para su servidor?”
“Docenas más”, le dije, “pero creo que tenemos que hablar del otro gran tema del día.”
“Sí”, estuvo de acuerdo Brian. “Estoy menos que encantado de que no hayas mencionado esto, tengo mis preocupaciones sobre la posibilidad de que un tipo como él pueda ir tras de ti, tras nosotros, pero no hay nada que podamos hacer al respecto por el momento. Centrémonos en asuntos más urgentes.”
Lisa levanto los pies junto a ella en el sofá, “¿Pensamientos sobre el trato? ¿Antes de votar?”
“Tiene sentido para mí”, respondió Alec. “Es algo que pensé que acabaría haciendo eventualmente, controlar un territorio, ser el jefe de un área, dejar que los verdes lleguen sin grandes esfuerzos.”
“Podría ser un gran esfuerzo”, le dije, “Dependiendo de qué tan secreto se las arregle para mantener esto, y qué tan exitoso sea. Si esto sale mal, significa que estamos en contra de las capas que el Protectorado decida arrojarnos. Podríamos terminar con los equipos de Boston y Nueva York viniendo a resolver el problema, si se corre la voz de lo que estamos haciendo.”
“Llámame optimista”, dijo Alec. “No creo que se ponga tan mal.”
“Taylor me recordó lo que dije sobre el robo al banco y lo que terminó sucediendo.” Esto dicho por Brian. “Hemos tenido éxito porque, en general, elegimos nuestras batallas, nos lanzamos a la ofensiva y tomamos por sorpresa a nuestros enemigos. En situaciones donde no lo hemos hecho, y estoy pensando específicamente en nuestra lucha con Bakuda, realmente tuvimos problemas. Ahí fue cuando nos acercamos más a la muerte. Considera que seremos los que estén a la defensiva si mantenemos este territorio y enfrentamos a todos los que se acercan.”
“Podemos encontrarle una solución”, Lisa respondió: “Planes, recopilación de información, ataques preventivos. Tengo la información interna, y no hay nada que le impida a Taylor usar sus bichos para vigilar el vecindario. Además, Coil no dijo que no podíamos contratar a otros parahumanos, solo que cualquiera que quisiera trabajar en Brockton Bay tenía que doblar la rodilla ante él. Entonces, teóricamente podríamos reclutar otros parahumanos, si es que lo necesitáramos, aumentar nuestras fuerzas.”
“Mi problema”, elegí mis palabras con cuidado, “Es que suena demasiado bueno para ser verdad. ¿Qué pasa si no funciona? ¿Qué pasa si terminamos miserables, o si él nos traiciona, o si él no es tan bueno en esto como él cree que será? ¿Nos vamos? ¿Podremos hacerlo?”
“Me escapé de mi padre”, dijo Alec. “¿Sería tan difícil dejar a Coil?”
No tuve una buena respuesta para eso. “Supongo que no sabemos lo suficiente sobre él o los recursos que tiene a su disposición para decir.”
“Tengo mis reservas”, dijo Brian, “pero me da la impresión de que Coil va a seguir adelante con esto, independientemente de si estamos dentro o no. Prefiero estar en esto que estar sentado al margen, viendo cómo sucede.”
“Sí”, estuve de acuerdo, “Creo que en este momento, lo que podemos ganar al decir ‘sí’, y tener razón, supera con creces lo que podemos perder.”
“Entonces, ¿quién está a favor del trato?”, Lisa nos preguntó.
Levanté mi mano. Alec, Brian y Lisa se unieron a mí levantando la suya. Eso dejó a la única persona que no había participado en la conversación sobre el trato de Coil como el único voto negativo. Perra pareció despreocupada mientras frotaba el hombro de Brutus.
“¿Qué pasa?” Brian le preguntó.
“No me gusta. No confío en él”, no levantó los ojos de Brutus.
Me incliné hacia delante, “No digo que estés equivocada al no confiar en él, ¿pero por qué?”
Angelica, el terrier de un ojo y una oreja, la acarició con la nariz, y Perra la rascó detrás de la oreja. Perra explicó: “Habla demasiado. La única razón por la que la gente habla como él es si están ocultando algo.”
“No creo que esté tapando nada”, dijo Lisa, “mi poder probablemente me daría una pista si estuviera escondiendo algo.”
“Voy con mi instinto, y mi instinto me dice que no. Además, las cosas están bien tal como están.”
“Pero podrían ser mejores”, dijo Alec.
“Tu opinión, no la mía. ¿Hemos terminado aquí? Dijiste que no aceptaríamos el trato a menos que todos estuvieran de acuerdo con él, y yo no lo estoy.”
Brian frunció el ceño, “Espera. Supuse que discutiríamos esto, nos escucharíamos el uno al otro.”
“Nada de qué hablar”, Perra se puso de pie y silbó dos veces. Sus perros saltaron del sofá para seguirla. “Me voy a trabajar.”
“Vamos”, dijo Brian, “No-”
Lisa lo detuvo, “Esperemos, entonces. Dijo que teníamos una semana, que podemos permitirnos esperar uno o dos días. Perra, ve a hacer lo tuyo, quítalo del camino. Pero tal vez trata de estar más abierta a la negociación y la discusión cuando surja nuevamente.”
Las cejas de Perra se unieron en una mirada, no dirigida a nadie en particular. Volvió su atención a recoger las cosas que necesitaba: bolsas de plástico, algunas barras energéticas, correas y una mochila con una vara de plástico azul brillante que sobresalía de un hueco en la cremallera.
“Oye”, dije, “¿Puedo ir contigo?”
Me había dicho a mí misma que quería conectarme con estos tipos, y eso no iba a suceder si simplemente me relajaba y participaba solo cuando me invitaban. Tenía que hacer el esfuerzo. Dado a lo que estaba renunciando al estar aquí, pensé que me lo debía a mí misma.
Perra, sin embargo, no quedó impresionado. La mirada que me dio podría haber enviado a un pequeño animal huyendo por su vida.
“Vete a la mierda”, escupió las palabras.
“Oye. ¿Qué?” Estaba aturdida.
“Quieres venir y molestarme para que cambie de opinión. Bueno, vete a la mierda. No vas a entrar en mi espacio, metiéndote en mis asuntos, para obligarme a hacer o decir algo que no quiero hacer.”
Comencé a levantar las manos, en un gesto de apaciguamiento, pero me detuve. Perra tenía un estándar diferente para manejar situaciones sociales. Ella no entendía cosas como el tono, el énfasis, el sarcasmo, y el precedente la había llevado a asumir el sarcasmo y la agresión de cualquier declaración. Y no solo era con declaraciones, tenía la sospecha de que el gesto de levantar las manos podía verse como agresivo, o algo así como un animal que intenta hacerse ver más grande, intimidante.
Tuve que comunicarme con ella de una manera que dejaba el menor espacio para interpretaciones erróneas.
“Vas a encargarte de los perros rescatados, ¿verdad? ¿Eso es lo que haces cuando sales? ¿Tu ‘trabajo’?”
“No es asunto tuyo.”
“Coil dijo que estás sobrecargada. Te ofrezco un par de manos extra, para que puedas darle a los perros más de la atención que necesitan.”
“Pura mierda.”
“Basta”, Brian comenzó a levantarse, “Tienes que calmarte-”
Puse mi mano sobre su hombro y lo empujé hacia abajo. “Estoy bien. Rachel, voy a hacerte un trato.”
Sus ojos se entrecerraron.
“Pienso que mi último trato fue bastante justo, ¿Podrías escuchar este?”
“Bien.”
“Déjame acompañarte. Ayudaré donde pueda, quizás hablemos, pero no hablaremos de Coil, a menos que lo menciones. A cambio, si lo menciono, o si trato de manipularte de una forma u otra, puedes darme un golpe libre de consecuencias.”
“Un golpe sin consecuencias.”
“Un golpe, como quieras, donde quieras pegarme. Sé que Brian dijo algo acerca de que no haya repeticiones del día en que nos conocimos, nada de peleas dentro del grupo o lo que fuera, pero esto sería una excepción. Totalmente permitido.” Eché un vistazo a Brian, que solo me miró con preocupación y meneó la cabeza con fuerza.
“Nah”, Perra respondió, “Me molestarás de alguna otra manera.”
Impulsivamente, le dije: “Entonces, ¿qué tal esto? Si terminamos, volvemos aquí, y resulta que arruiné tu día, obtienes ese tiro libre.
Ella me miró por un momento. “Así que solo tengo que aguantarte por unas horas, ¿y luego puedo tirarte los dientes?”
“No”, dijo Brian, levantando la voz.
“Sí”, le dije, dándole a Brian una mirada penetrante. “Si menciono la reunión antes que tú, o si te molesto.”
Ella me miró, “Lo que sea. Si estás ansioso por ser golpeada, es tu funeral.” Ella se quitó la mochila y me la arrojó. La atrapé con ambos brazos. Más pesada de lo que parecía.
Mientras me apresuraba para ponerme las zapatillas, Alec me susurró: “Estás loca.”
Tal vez. Probablemente. Pero no podía pensar en una mejor manera de acercarme a Perra.
Esperaba que esto no fuera algo de lo que me arrepintiera.
[1] Hijack: Secuestrar o tomar el control de un vehículo o una señal.
submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2016.03.30 10:19 EDUARDOMOLINA PABLO IGLESIAS.- Mi cabeza política se hizo en Italia.- ctxt

http://ctxt.es/es/20160323/Politica/5015/Entrevista-Pablo-Iglesias-gobierno-España-Entrevistas-Elecciones-20D-¿Gatopardo-o-cambio-real.htm
Como Podemos, Pablo Iglesias tiene al menos dos almas. En la distancia corta es un tipo tímido, pausado, bien articulado, culto sin llegar a la pedantería --aunque a ratos se pone un poco cursi, no llega a caer en la novela rosa. Se diría que este Iglesias profesoral es una persona distinta a la fiera corrupia que se zampaba a los más agresivos contertulios televisivos de Intereconomía o La Sexta, muy diferente del tribuno que un día lanza cal viva contra las bancadas socialistas para luego susurrarle a Pedro Sánchez “solo faltamos tú y yo”.
Esta multiplicidad de personalidades resume también la montaña rusa existencial en la que vive Podemos, un partido-niño formado por mil mareas, orígenes, corrientes: comunistas gramscianos de la vieja IU, activistas de la PAH, populistas criados en Laclau y curtidos en asesorías peronistas y bolivarianas, humildes indignados del 15M, cristianos de base de las periferias urbanas, profesores, doctores y analistas del CEPS, En Comú, Andalucía, Guanyem…
Viviendo y muriendo de éxito a la vez, víctima y beneficiario de sus contradicciones y su indefinición asamblearia, Podemos se ha convertido en solo dos años en la gran esperanza de la izquierda europea, una vez certificada la claudicación de Syriza ante la Troika. Tras revolucionar el mapa municipal y tomar el poder en las grandes ciudades, y después de sacar cinco millones de votos el 20D, Podemos y sus confluencias viven un periodo convulso: enfrentamientos, filtraciones, dimisiones, ceses... Nadie sabe cómo acabará este enorme lío. Pero la impresión es que Iglesias ha tomado las riendas en Madrid y ha dejado desarmado a su amigo y número dos, Íñigo Errejón, al que conoció en la Facultad de Políticas de Somosaguas (Madrid) cuando él tenía 23 años y Errejón 18, y al que durante la entrevista se referirá, entre bromas y veras, con estas palabras: “Nunca ha dejado de ser el benjamín”.
Iglesias parece transformado, más conservador, mucho más cauto y conciliador. Cuando se le pregunta por el pacto con el PSOE, no pone reparos, líneas rojas, ni exigencias. Oyéndole, se diría que su estrategia pasa hoy por dos opciones que en realidad son solo una: o gobernar con el PSOE casi sin condiciones, o repetición de elecciones sin dejarse culpar del adelanto.
El líder de Podemos (Madrid, 1978) llega puntual a la sede de CTXT para una conversación de una hora con miembros del consejo editorial y la redacción --Miguel Mora, Soledad Gallego-Díaz, Ignacio Sánchez-Cuenca, Mónica Andrade y Willy Veleta-. Va acompañado por un séquito de cuatro jóvenes asistentes que no se despegan del móvil. Tiene ojeras y mala cara: un reciente cólico nefrítico, provocado, explica, por una pequeña piedra en el riñón que todavía no ha expulsado.
Es martes 22 de marzo, y hace solo un rato que se han producido los atentados de Bruselas. A mitad de la hora pactada, Iglesias y los suyos tienen que salir corriendo para acudir al homenaje a las víctimas organizado por el ayuntamiento madrileño. Poco después, completamos la entrevista por el móvil: más de 100 minutos, que publicamos de forma íntegra, dividida en cuatro bloques: Pablo, según Iglesias; La crisis de Podemos; España, pacto o elecciones, y ¿Otra Europa es posible?
BLOQUE 1. PABLO, SEGÚN IGLESIAS.
"Políticamente soy un italiano. Mi cabeza política se hizo en Italia"
¿Querría explicar en cinco o seis frases quién es Pablo Iglesias?
Soy tímido, aunque no lo parezca. Amante de una cierta soledad para leer, para ver películas, para ver series. Al mismo tiempo con una enorme pasión para las cosas. Necesito la pasión para hacer cualquier cosa. Con mucha pasión por aprender, y con mucho que mejorar. Fundamentalmente, un tipo sencillo. Una de las cosas que más me gustan es cuando la gente que acaba de conocerme me dice: ‘Hostia, eres un tipo bastante normal’.
Más normal de lo que parecía en la tele…
Claro, ese contraste sorprende a mucha gente. Una cosa que me han dicho y que me encanta es: ‘Ganas mucho en la distancia corta’.
¿Qué recuerdos tiene de la infancia? ¿Se siente soriano?
Sí, sí. Decía Rilke que la patria de uno es su infancia, y mi patria tiene una localización geográfica muy clara, que es Soria. Yo pasé en Soria desde los 2 años hasta los 13.
¿Eso curte, no?
Sí, claro, se pasa frío. Pero para ser niño Soria es una ciudad maravillosa. Yo iba por ahí con mi bicicleta tranquilamente. Toda la memoria sentimental de mi infancia está asociada a lugares de Soria. Si la patria de uno es la infancia, Soria es mi patria.
Después de Soria vino a Madrid, y estudió de todo… ¿Le enseñaron todo lo fundamental para ser político en la universidad y los másteres, o es un trabajo más duro de lo que pensaba?
Yo creo que es un trabajo como otro cualquiera, que no debería ser una profesión, sino una actividad a la que uno dedica un cierto tiempo. Es una actividad además que tiene que practicar gente con perfiles muy distintos. A mí me encanta estudiar. Las dos cosas que más me han gustado en la vida es recibir clase y dar clase. Supongo que eso me ha hecho aprender cosas que luego me han sido útiles en la política, pero la experiencia práctica no la sustituye nada. En estos dos años he aprendido una barbaridad y sigo aprendiendo mucho.
¿Más que leyendo?
Hace poco volví a releer El Príncipe, que lo había leído antes dos veces por lo menos. Es curiosísimo que al leerlo al mismo tiempo que estás practicando la política, cambia completamente… Recuerdo que tenía los subrayados originales míos, y en los nuevos prestaba atención a otros elementos. Supongo que eso tiene que ver con practicar la política de manera tan intensa y directa...
¿Maquiavelo tenía más razón de la que pensaba?
No es tanto más razón, sino que en realidad lo que está escribiendo Don Nicolás es un manual con un enorme sentido práctico. Maquiavelo no es un erudito metódico. Como diría Gramsci, es un hombre de acción. Está siempre pensando en la acción, y logra aislar la política como disciplina de otro tipo de consideraciones. Es impresionante el enorme sentido común de las reflexiones del libro, incluso cuando es un tipo del siglo XVI que está pensando en las repúblicas y en los Estados italianos, que es lo que tiene a mano, tomando las experiencias de la Roma y la Grecia clásicas... Han pasado muchas cosas en estos 500 años, y aun así tiene reflexiones magníficas.
¿Le da tiempo a leer la prensa cada día? ¿Lee papel o solo Internet?
Leo los dosieres que me prepara el equipo.
¿Los clippings, en papel grapado?
Depende, si lo puedo imprimir lo imprimo y lo grapo. Si no, lo leo en el ordenador, o los días que tengo que salir muy temprano lo leo en el teléfono. En esos dosieres viene un resumen con una sección de artículos de opinión que me prepara el equipo. La verdad es que leo más prensa que nunca, esa selección me hace leer artículos muy valiosos.
¿Le ponen artículos de CTXT?
Sí, de vez en cuando. Algún editorial malvado vuestro he leído, en el que nos dabais caña. Luego están algunos imprescindibles. Uno de los articulistas que nunca falla, lo digo siempre, es Enric Juliana. Para mí, el análisis diario de Juliana es como ir a misa para la gente de comunión diaria.
Albert Camus decía que un país vale lo que vale su prensa. ¿Cómo ve la situación de los medios en España?
Era bastante cruel Albert Camus al decir eso con muchos países. Un político profesional solo puede hablar bien de la prensa. Punto y final.
Pregunta un lector: ¿Cree que su política, de tan buen e infinito trato con los medios, está siendo efectiva?
Es inevitable. Yo creo que la política, entre otras cosas, es una definición de la realidad. Nunca ha estado la política tan mediatizada por los medios como ahora, y mira que llevan décadas con eso. Seguramente los medios son el terreno fundamental de la política, y eso tiene que implicar mucho tiempo y muchas técnicas para que la comunicación funcione. Eso es así desde hace mucho tiempo, pero yo diría que cada vez más.
Y hace falta tragar mucha quina, imagino.
Eso es inevitable. Recuerdo un político conservador, con el que hablaba en el Parlamento Europeo, que me decía: “Mira, esto que hacemos nosotros consiste en levantarse por la mañanas y que te sirvan un plato con un sapito, y a ese sapito le tienes que echar sal, le tienes que echar pimienta… lo que quieras, pero te lo tienes que comer todas las mañanas…”. Y eso es así.
Manolo Monereo ha escrito en Cuarto Poder que hay una cacería organizada por PRISA y los poderes financieros para acabar con Podemos. ¿Cree que es cierto? ¿Se siente acosado?
Monereo es un sabio, es uno de los intelectuales de la izquierda más lúcidos, y con muchísima experiencia. Creo que en los últimos artículos y también en este señala algunas de las claves de lo que está ocurriendo.
Hay un personaje en The Wire que dice “This is the Game!”, y efectivamente este es el juego en el que estamos; y es lógico que a nosotros nos den caña, es parte de las reglas del juego.
Por cierto, usted y Juan Carlos Monedero llevan años ejerciendo de periodistas / analistas y presentadores. ¿Aprendieron de Beppe Grillo? ¿No le parece una forma de intrusismo que un líder político haga periodismo?
En realidad a mí, desde que empezamos a hacer La Tuerka, me entusiasmaba dirigir y presentar una tertulia que siempre ha querido tener un estilo diferente al de las tertulias convencionales o al de otras tertulias, ni mejor ni peor, simplemente diferente. Creo que tanto La Tuerka como Fort Apache se han ganado un enorme prestigio por eso, hasta el punto de que nos han dado premios en facultades de Periodismo... Eso es un honor y al mismo tiempo un placer; si alguien se ha sentido ofendido por el intrusismo, nosotros lo hacemos desde mucho antes de que existiese Podemos, nos entusiasmaba hacerlo, y nos sigue entusiasmando...
En el artículo que publicó en New Left Review en julio del año pasado hablaba de “el pueblo de la televisión”. ¿Cómo puede un tipo que ha estudiado en Cambridge y Suiza ser tertuliano en Intereconomía?¿Es su personaje político un producto de la TDT y las tertulias?
En realidad en Intereconomía había días en los que no se discutía mal, más o menos te dejaban expresarte. Pero para nosotros era una cuestión fundamental: habíamos llegado a la conclusión de que los medios de comunicación, y en particular los formatos de las tertulias políticas, eran el instrumento fundamental para generar imaginario. Nos habíamos dado cuenta de que el estilo que nosotros manejábamos en la universidad, cuando dábamos charlas o hacíamos seminarios, se alejaba mucho de las técnicas a través de las cuales se informaba o formaba la opinión. Intentamos ser rigurosos y amenos, sabiendo que las técnicas de la comunicación se basan en el mundo audiovisual y que teníamos que intentar manejar esas técnicas, siendo al mismo tiempo rigurosos. Intereconomía, La Sexta Noche y Las Mañanas de Cuatro fueron como un entrenamiento. Recuerdo muchos de esos debates con muchísimo cariño. Y debatiendo en Intereconomía conocí a gente muy valiosa. A Javier Nart, que ahora es eurodiputado de Ciudadanos y es un hombre maravilloso, al que quiero mucho, lo conocí en El Gato al agua; al señor Alejo Vidal-Quadras, con el que me separan muchísimas cosas a nivel ideológico pero que me parece un hombre inteligente, también. Y también allí fue la primera vez que escuché debatir a Francesc Homs, de Democràcia i Llibertat. Allí aprendí muchas cosas...
En aquel artículo, analizaba “la incipiente crisis del régimen postfranquista, enfangado en la corrupción y la recesión económica, y las oportunidades que ello ofrece a una formación política popular que movilice el descontento social de los indignados…”. ¿Cree que han aprovechado esa situación y están haciendo todo lo posible para mitigar ese descontento? ¿No cree que el “régimen” está todavía muy vivo?
Efectivamente, nos enfrentamos a adversarios poderosísimos que están acostumbrados a ganar siempre, incluso cuando parece que no han ganado a veces ganan también, pero el juego es así. De momento, lo que hemos conseguido creo que nadie se lo podía imaginar, creo que las élites nunca vieron un actor con las capacidades que ha demostrado Podemos. Eso no quiere decir que a partir de ahora no vaya a ser difícil, es más, va a ser mucho más difícil, cada vez va a ser más difícil y yo creo que eso se nota. Nosotros fuimos capaces de patear el tablero, de reponernos y salir muy reforzados de ataques muy agresivos. Me acuerdo perfectamente de lo que me preguntaban en las entrevistas en octubre o noviembre, y creo que tuvimos un resultado electoral espectacular. Pero eso no cambia que la situación económica del país es difícil, que el poder de las élites es enorme, que nosotros podemos sufrir el desgaste de nuestras contradicciones y que la política no termina de... Es extremadamente complicado. Bueno, pues tendremos que adaptarnos y seguir combatiendo, haciendo eso que pedía Gramsci: “Necesitamos toda la fuerza, toda la inteligencia y toda la ilusión en un combate que es difícil y donde el adversario siempre es muchísimo más poderoso”.
Eso recuerda un poco al Atleti del Cholo Simeone, una especie de tercera vía insumisa y solidaria contra la bipolaridad... deportiva y política.
Siempre me ha entusiasmado el Cholo Simeone y su Atlético de Madrid por eso. Es un equipo con menos recursos deportivos que los grandes y sin embargo con una enorme pasión y un estilo muy descarado y muy disciplinado al mismo tiempo. Y probablemente por eso el Cholo ha conseguido colocar a su equipo al nivel del Real Madrid o del Barça, y eso a mí me gusta. Me gusta su carácter.
Uno de sus lemas es "No consuman". Hay un video de 2013 en el que usted dice que le indigna que IU aceptara una consejería de Turismo en Andalucía y no exigiera un telediario. Eso son las cuotas de la RAI... Y añadía que en Turismo solo se podía crear empleo…
En aquella época podía decir lo que me diera la gana, no había consecuencias en lo que decía. Ahora tendría que ser mucho más prudente. Pero básicamente la idea que pretendía transmitir es que si haces política y vas a gobernar, quizá tenga sentido, sobre todo si lo vas a hacer desde una posición de debilidad, intentar intervenir en aquellas áreas que son más importantes y donde realmente se pueden lograr cambios en la vida de la gente o en la construcción del relato, que es una cosa fundamental en política. Y eso lo sigo pensando.
¿En un hipotético acuerdo de gobierno con el PSOE, incluirían una reivindicación de ese tipo? ¿Controlar los informativos?
Pero no necesariamente para que estuviéramos nosotros. Nosotros tuvimos un debate sobre si gobernar o no con el Partido Socialista y al final todos tuvimos claro que si gobernamos, gobernamos. Si vamos en serio, vamos en serio. Y eso quiere decir que asumimos todas las contradicciones, todos los problemas, que podremos hacer cosas mal, que nos van a dar duro… Pero que no vamos a hacer esto a medias. Gobernar implica asumir responsabilidades de gobierno y asumirlas en muchos ámbitos, las que puedan ser aparentemente más sencillas y más inocuas pero las más importantes también. Yo creo que eso forma parte del estilo de Podemos desde el principio. No nacimos para ser una fuerza política testimonial o subalterna, sino para intentar ganar. A veces lo conseguiremos, a veces no, haremos cosas bien y cosas mal, pero desde el principio nuestra mentalidad ha sido ganadora. Creo que esa es una de las cosas que explica también la caña que nos dan. Hemos sido y somos muy osados y muy descarados, y es lógico que quien lleva muchos años en esto diga: pero bueno, ¿qué os habéis creído? Seguramente, si no hubiésemos sido así, no estaríamos donde estamos.
Hablemos de Italia, ¿qué aprendió allí?
Estuve primero de Erasmus cuando estudiaba cuarto de Derecho. Ese viaje me cambió la vida, también políticamente. Podría decir que políticamente soy un italiano, en Italia hice mi cabeza para pensar la política. Después he estado muchas más veces para viajes más cortos, y en 2007 estuve seis meses redactando mi tesis doctoral en Florencia… El Erasmus lo hice en Bolonia. Era muy importante políticamente, con una histórica alcaldía del Partido Comunista prácticamente desde después de la Segunda Guerra Mundial… Bologna La Rossa, la capital de la Emilia Romagna… Esos lugares tan importantes para el desarrollo italiano. Allí aprendí muchísimo.
¿Conoció los centros sociales? ¿Leyó a Gramsci y a Agamben, a los que tanto cita?
Cuando llegué era militante de las Juventudes Comunistas, con todas sus cosas bonitas y sus encantos. Era una organización muy clásica, muy dogmática, y además no era muy habitual entre los cuadros de las juventudes tener una formación cultural amplia. Había excepciones, en aquella época conocí a Manolo Monereo, y desde entonces le empecé a admirar muchísimo. Italia era otro planeta. Cuando vi los centros sociales, cuando vi las librerías, cuando me empecé a adentrar en las historias de los movimientos sociales de los años 70… Se abrió otro mundo. Allí conocí a amigos con los que después he coincidido en Podemos: a Gemma Ubasart, que también estaba de Erasmus. Allí empezaron una serie de lecturas, aprendí un idioma que no tiene la misma utilidad que el inglés... Pero para la política saber italiano marca la diferencia. Poder leer Il Manifesto, La Repubblica, tener acceso a unos textos que solo están en italiano… Italia tuvo mucha influencia sobre algunas generaciones de activistas madrileños y de otros lugares, y seguramente tiene mucho que ver con la forma en la que se hizo Podemos.
¿Estaba en Génova cuando sucedió la masacre de la Escuela Díaz?
Estaba en el autobús volviendo a España, era uno de los portavoces del Movimiento de Resistencia Global de Madrid, y como hablaba italiano estuve en la avanzadilla. Fue un movimiento que analicé con muchísimo detalle en mi tesis doctoral. Hice una versión de la tesis, que es ‘Desobedientes’, que cuenta aquello con mucho detalle...
Un inciso. Willy Veleta quiere saber con quién va a ver el nuevo episodio de Juego de Tronos
Es un secreto que me voy a llevar a la tumba.
¿Con el Rey? ¿Con el Rey emérito?
No lo puedo decir. ¿Te imaginas? Los dos en un sofá tapados con una manta...
¿Usted cree que Jon Snow… sí o no? Sin hacer spoiler...
A mí me encantaría que sí. Leí en la prensa que tenía contrato, así que eso me hace soñar con que se salva, pero no tengo ni idea de lo que pasará.
Bloque 2. ¿CRISIS, QUÉ CRISIS?
"Nadie es imprescindible en Podemos, tampoco sobra nadie"
¿Hace cuánto tiempo que conoce a Íñigo Errejón?
Nos conocimos cuando yo empecé a estudiar la segunda carrera, en Políticas. Nos llevamos cinco años. Yo tendría 23 y él 18.
Él era un benjamín entonces.
En realidad nunca ha dejado de serlo...
Un lector pregunta si son conscientes del tirón social que tiene la dupla Pablo Iglesias-Errejón. Y añade: ¿Qué aporta cada uno a Podemos?
En Podemos todos aportamos y Podemos no se explica por una, dos o cuatro personalidades. Eso es importante. Incluso en una fuerza política como la nuestra en la que el liderazgo fue desde el principio un instrumento político imprescindible. Ahora hay una coralidad y una necesidad de recuperar el protagonismo de la gente que yo creo que nos debería hacer pensar que Podemos no es el resultado de una, de dos, de cuatro personalidades y de cómo se relacionan. En este caso Íñigo y yo hemos trabajado juntos muchísimos años y ha habido una compenetración intelectual enorme. Hemos hecho muchas cosas juntos, probablemente no haya nadie con quien yo haya firmado tantos artículos académicos como con Errejón. Aun así Podemos está por encima de mí, por encima de Íñigo y por encima de cualquier otro compañero.
¿Cómo definiría sus visiones políticas respectivas? Se dice que Errejón es más peronista, amante del populismo latinoamericano, y que usted sería más un comunista. ¿Responde a la realidad o es esquemático?
Son etiquetas que facilitan la literatura, la manera en que se puede construir un relato, las explicaciones de las cosas. En realidad la formación intelectual del primer grupo de personas de Podemos tiene que ver con una práctica colectiva en la que nos pudimos especializar en diferentes cosas y en la que hay una serie de elementos comunes que nos definen como grupo. Por una parte, el interés que todos teníamos en los fenómenos latinoamericanos, por otra parte nuestras experiencias militantes en movimientos sociales, colectivos de la izquierda radical, y a partir del 15M, a través de la discusión que introdujimos en La Tuerka, una reflexión muy coral en la que participamos muchos sobre las posibilidades de intervención política en España. Todo eso, marcado por nuestro trabajo. Asesoramos a IU, yo estuve después en Galicia con Alternativa Galega de Esquerda. Todas esas experiencias, unidas al hecho de que yo había conseguido abrirme un hueco en los medios de comunicación, nos permitieron lanzar una apuesta política, que fue Podemos. Las etiquetas que tratan de identificar ideológicamente a todos y situarnos para ver quién está más a la izquierda, quién es más moderado… Se producen porque facilita la lectura, el relato. Pero son demasiado esquemáticas para entender cómo pensamos. Lo mejor para entendernos es leer lo que producimos y lo que escribimos, los diálogos entre nosotros...
¿Cuántas almas hay en Podemos, cuáles son las corrientes? Comunistas, anticapitalistas, populistas, indignados del 15M, asociados a CEPS, cristianos de base…
Hay una multiplicidad de posiciones y de historias personales y de biografías, pero en Podemos, por suerte, de momento, no diría que hay diferentes corrientes o almas sino diferentes maneras de ver las cosas, en las que basculamos muchas veces nosotros mismos. Cualquiera que viera un debate en el Consejo Ciudadano o en la Ejecutiva vería cómo cualquiera de nosotros basculamos, en función de los temas y de la discusión concreta. Aunque es muy atractivo calificar con etiquetas y las categorías permiten hacer mapas que nos dan la impresión de entender mejor las cosas, sería muy difícil definir Podemos como una suma de familias políticas que se identifiquen con esas etiquetas. Creo que los elementos fundamentales de Podemos los compartimos todos y que luego en las cosas que podemos discrepar, no discrepamos como grupos organizados, sino como individuos; y eso es positivo.
¿Qué ha pasado en estas últimas semanas, qué balance hace de lo que ha ocurrido en el partido?
En política a veces hay que hacer cambios, mejoras. Esos cambios a veces son difíciles y tienen consecuencias difíciles o incluso desagradables. Pero son imprescindibles. A mí como secretario general me corresponde tomar una serie de decisiones. A veces son muy agradables, divertidas de tomar, y otras son difíciles y desagradables pero no menos necesarias para que vayamos haciendo las cosas mejor. En el caso de una política tan nueva, en una fuerza política en la que el cariño y el amor entre nosotros ha sido tan determinante, seguramente cualquier cambio, cualquier decisión difícil se acusa más. Pero eso forma parte de lo que somos y a mí me gusta que seamos así. Que a nosotros se nos note la tristeza cuando tomamos una decisión difícil en lugar de una sonrisa mal dada creo que habla bien de nosotros.
¿Diría que ha sido una crisis, una fractura, una implosión, una pre-refundación? ¿O un golpe de mano de la Secretaría General?
Diría que es un cambio que recoge una tendencia que es necesaria. Se lo decía a los secretarios de organización cuando hablaba con ellos, les decía que el modelo organizativo surgido de Vistalegre fue seguramente imprescindible para esa etapa pero que ahora toca abrir una etapa nueva, una etapa en la que necesitamos más protagonismo de los territorios, de los círculos, una etapa distinta a aquella en la que teníamos que construir un partido a toda velocidad y afrontar una serie interminable de procesos electorales que eran difíciles. Ahora ya somos otra cosa, estamos mucho más consolidados y creo que toca recuperar un tono organizativo distinto que apueste de manera inequívoca por el protagonismo de la gente y de los círculos. Por eso creo que si el Consejo Ciudadano tiene a bien respaldar la candidatura de Pablo Echenique para ser secretario de Organización, creo que él va a encarnar de manera perfecta ese cambio de tono.
Empleó un tono muy duro en el comunicado de la destitución de Sergio Pascual, en el que algunos han visto un tufo al viejo PCE. Quizá sus votantes echan de menos un poco de autocrítica. ¿Qué errores cree haber cometido desde el 20D? ¿Es consciente de haber cometido errores?
Seguramente sí. Cualquier error político que cometa la organización yo lo tengo que asumir como propio. La crítica y la autocrítica son fundamentales. Muchas veces nosotros, y yo en particular, no somos capaces de comunicar con eficacia. Eso implica un manejo de los tonos y de los registros con los que, a veces, acertamos, y con los que, otras, no acertamos. Eso está muy bien verlo, y cuando te das cuenta de que lo podíamos haber hecho mejor, pues tratar de mejorarlo.
Para ser concretos ¿está hablando de la cal viva y del beso a Pedro? Me refiero al tono...
No necesariamente... En los debates parlamentarios los tonos son duros. Hay que recordar las cosas que se nos dijeron a nosotros. Pero es verdad que muchas veces los tonos pausados y calmados son más eficaces que los tonos más duros. Eso es una cosa que también se va aprendiendo con el tiempo. No es menos cierto también que nosotros estamos donde estamos precisamente porque a veces supimos mantener un tono duro. Mientras el cinismo campaba a sus anchas en los discursos políticos, nosotros fuimos capaces de hablar políticamente del dolor. De decir que mientras estamos hablando aquí, hay gente que está sufriendo mucho, gente a la que están echando de sus casas y gente que lo está pasando muy mal. Pero la política también es el arte de la modulación, y la clave es saber encontrar en cada momento el tono que funciona mejor.
Ha dicho antes que tenía mucha complicidad con Errejón. En pasado. ¿Teme que acabe yéndose del partido?
No lo creo. Del mismo modo que nadie es imprescindible en Podemos, tampoco sobra nadie en Podemos. Estoy convencido de que todos, en este proceso y en este camino, seguiremos aportando lo mejor de nosotros mismos.
¿Qué errores ha cometido Errejón?
Yo creo que Íñigo lo ha hecho bastante bien. Es una magnífica cabeza, es un magnífico intelectual que además practica la política, es un intelectual útil, con el que ha habido una gran complicidad. Y estoy convencido de que la colaboración intelectual y política con Íñigo y con todos los demás compañeros, con Carolina Bescansa, Rafa Mayoral, Pablo Bustinduy… con todos los compañeros con los que trabajo va a continuar, porque además es un elemento imprescindible dentro de Podemos. La política también tiene fases, tiene épocas, y todos estamos madurando mucho: estas semanas en las que han ocurrido décadas, estos meses en los que ha pasado tanto tiempo en España, nos han hecho madurar. Lo que estamos viviendo son momentos de maduración que pueden tener sus puntos dolorosos pero creo que nos van a sacar mucho más fuertes y mucho más eficaces. Nosotros, al fin y al cabo, hemos tenido que hacer en dos años lo que otros han podido hacer en diez o en quince. Es lógico que eso implique ciertos momentos traumáticos, es normal.
Emmanuel Rodríguez ha escrito en Diagonal que los dimitidos del Consejo Ciudadano y otros errejonistas llevaban meses negociando con el PSOE y C’s una moción de censura contra el PP en la Comunidad de Madrid. ¿Usted lo supo?
Yo hablé con José Manuel López (líder de Podemos en la Asamblea de Madrid), que me transmitió esa posibilidad, y le dije que era, evidentemente, una posibilidad interesante, que era una cuestión enormemente importante que teníamos que debatir con calma, que de alguna manera revelaba una contradicción de Ciudadanos, que ante la posibilidad de un gobierno distinto en la Comunidad de Madrid daba la impresión de que prefiere al Partido Popular. Es una opción que hay que pensar y efectivamente sí me han transmitido que es algo a lo que estaban dando vueltas...
¿Y eso lo hizo un grupo afín a Errejón sin su conocimiento?
En ningún caso. De hecho, en el Parlamento no se funciona por grupos ni por corrientes. En todos los parlamentos se funciona orgánicamente como grupo parlamentario y evidentemente tienes que informar, y las decisiones las toma el Consejo Ciudadano, como no podría ser de otra manera.
Hablemos de las confluencias. Las relaciones con Galicia, Valencia y Catalunya no parecen demasiado fluidas...
Yo creo que en esos tres lugares el resultado electoral de los encuentros, que en cada sitio han tenido matices diferentes, han sido buenos. La unión de Podemos con otros actores políticos, tanto en Cataluña como en la Comunidad Valenciana como en Galicia ha producido resultados electorales espectaculares. En Cataluña, al igual que en Euskadi, donde íbamos solos, hemos sido la primera fuerza política, y en la Comunidad Valenciana y en Galicia, igual que en Madrid, en Canarias, en Navarra y en Baleares, donde íbamos solos, hemos sido segunda fuerza. Creo que las cosas van bastante bien y hay bastante satisfacción por parte de todos los actores respecto a cómo han funcionado esas confluencias, y estoy convencido de que se repetirán. Hay una relación en algunos casos de verdadera amistad, por ejemplo, con Yolanda Díez en Galicia, es amiga mía desde hace muchos años, políticamente nos entendemos muy bien, con Xosé Manuel Beiras me entiendo muy bien, con Mónica Oltra me entiendo de maravilla, así como con los compañeros catalanes... Creo que las cosas han funcionado muy bien.
Gerardo Tecé, desde Sevilla, le pregunta: Cataluña y Andalucía han sido tradicionalmente las grandes bolsas de votos que han llevado al PSOE al Gobierno estatal. Parece claro que son las mismas bolsas de votos que Podemos necesitaría para no ser acompañante, sino cabeza de cartel. En Cataluña las cosas les van bien, pero en Andalucía, que es el lugar donde el paro y la desigualdad pegan más fuerte, un lugar que teóricamente debiera ser terreno sembrado para Podemos, están muy, muy lejos del PSOE. Les doblaron en voto en las generales. ¿A qué se debe?
A la estructura social de España. Aun así, lo que nosotros hicimos en Andalucía es increíble, en las elecciones de marzo tuvimos más del 14% y en las elecciones generales, en torno al 17%, ¡en Andalucía! Es verdad que nuestro voto se ha concentrado, como históricamente el voto del cambio en España, en las grandes ciudades y las periferias, en zonas más industrializadas. Aun así, el resultado en Andalucía, para lo que es la estructura social de este país y de Andalucía, es impresionante. Es un desafío mejorarlos. Teresa Rodríguez tiene muy claros los pasos que tenemos que dar para seguir avanzando en Andalucía y ganar. El análisis de Gerardo es correcto: para el Partido Socialista fueron fundamentales esos dos bastiones simultáneamente, Zapatero no hubiera ganado sin contar los resultados en Cataluña y en Andalucía. En Cataluña parece que ahora la fuerza hegemónica somos nosotros y en Andalucía va a costar un poco más pero creo que estamos trabajando en la buena dirección.
Está usted entrando en la segunda parte de la entrevista a Pablo Iglesias, secretario general de Podemos.
En estos dos últimos bloques, Iglesias analiza de forma exhaustiva la situación política española y, más brevemente, la europea.
Durante la conversación, Iglesias muestra su cara más profesional, suave y constructiva. Vestido con piel de cordero, usa a menudo el latiguillo “yo creo que” para dar una imagen más dialogante y escapar de las reiteradas acusaciones --incluso internas-- de arrogancia. Afirma que la gran coalición sería un suicidio para el PSOE, y anima a los socialistas a volver a su programa electoral y a abandonar el "pacto de derechas" con Ciudadanos para formar un gobierno con Podemos, IU, Compromís y los votos favorables del PNV, incidiendo en que la abstención de los grupos catalanes, que el PSOE se niega en redondo a negociar, no supondría ningún deshonor o trauma.
Iglesias argumenta que, si el PSOE rectifica tres puntos clave de su acuerdo con C’s (reforma laboral, reforma fiscal, salario mínimo), Podemos no pondrá ningún obstáculo a que Pedro Sánchez sea presidente, y devolviéndole la anáfora de la investidura, añade que, si este quiere, puede haber un Gobierno progresista "la semana que viene”.
Al mismo tiempo, el líder del partido morado subraya que la presión que ha sufrido Sánchez por parte de su partido y de los poderes financieros es "asfixiante", y reitera la idea de que esos poderes no dejarán que el PSOE pacte con Podemos. Pero descarta que su partido se plantee abstenerse in extremis para dejar gobernar en minoría al PSOE con C's: "Cuando una fuerza política con 5,3 millones de votos le dice a otra con 5 millones, en una situación en la que podrían gobernar juntos perfectamente, 'no, usted pase a la oposición, que va a influir mucho…'. Pues lo mismo podríamos decir nosotros: pasen ustedes a la oposición e influyan".
Sobre Europa, cuenta que mantienen contactos con diversas fuerzas de izquierda (Bloco de Esquerda, PS belga, disidentes del PS francés, Mélenchon...) para forjar alianzas capaces de modular la política económica de la UE. Su idea es que "hay que construir un nuevo espacio con los sectores de la socialdemocracia que quieren recuperar los estados del bienestar en Europa".
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2015.04.16 17:40 josema3 ¿TE RESUENA ESTO?

Nuestro pacto creará una ilusión que será, tan grande, tan inmensa, que escapará a la percepción. Aquellos que la vean serán acusados de dementes.
Crearemos frentes separados para impedirles ver la conexión entre nosotros. Nos comportaremos como no conectados para guardar viva la ilusión. Nuestro objetivo se logrará gota a gota. De tal manera que jamás seremos objeto de sospechas. Eso también les impedirá ver los cambios cuando estos ocurran.
Siempre estaremos por encima de su relativo campo de experiencia porque nosotros conocemos los secretos del absoluto. Trabajaremos juntos siempre y permaneceremos unidos por la sangre y por el secreto. La muerte vendrá a aquel que hable.
Mantendremos sus mentes debilitadas mientras fingimos hacer lo contrario. Usaremos nuestro conocimiento de ciencia y tecnología en forma sutil. De tal forma que ellos jamás verán lo que esta pasando.
Usaremos los metales, aceleradores de envejecimiento y sedativos en la comida, el agua y también en el aire. Ellos se llenarán de venenos por todas partes hacia donde se vuelvan. Los metales les causará perder sus mentes.
Prometeremos encontrar cura a sus enfermedades y cuando vengan solicitando ayuda justamente les daremos más venenos.
Los venenos se absorberán por su piel y sus bocas. Ellos destruirán sus mentes y sus sistemas reproductores. Los venenos se esconderán por todo lo que los rodea: En lo que ellos coman, beban, respiren y vistan.
Debemos ser ingeniosos distribuyendo los venenos porque ellos pueden ver lejos. Les enseñaremos que los venenos son buenos con imágenes divertidas y tonos musicales.
Verán nuestros productos usándose en las imágenes, crecerán acostumbrados a ellos y nunca conocerán su verdadero efecto.
Cuando den a luz, inyectaremos los venenos en la sangre de sus niños y los convenceremos de su ayuda. Comenzaremos temprano, cuando sus mentes son jóvenes. Tendremos a los niños como objetivo, con lo que ellos más aman: las cosas dulces.
Cuando sus dientes se deterioren, les llenaremos de metales que matarán sus mentes y robarán su futuro. Cuando su habilidad de aprender haya sido afectada, crearemos medicinas que les harán más enfermos y ello causará otras enfermedades para las cuales crearemos mas medicinas todavía.
Les haremos dóciles y débiles ante nosotros mediante nuestro poder. Crecerán deprimidos, lentos y obesos. Y cuando ellos vengan a nosotros a pedir ayuda, les daremos más venenos.
Enfocaremos su atención hacia el dinero y cosas materiales. Así jamás se conectarán con su yo interno. Les distraeremos con la fornicación, los placeres externos y juegos para que jamás puedan ser uno con la unidad del todo. Sus mentes nos pertenecerán y harán todo aquello que digamos. Si ellos se negasen, encontraremos maneras de usar técnicas de alteración de la mente en sus vidas. Usaremos el miedo como nuestra arma.
Estableceremos sus gobiernos y la oposición a sus gobiernos. Poseeremos ambos lados. Siempre esconderemos nuestros objetivos pero llevaremos a cabo nuestro plan. Realizarán la labor para nosotros y prosperaremos de su trabajo. Nuestras familias nunca se mezclarán con las suyas. Nuestra sangre deberá ser pura siempre. Esa es la fórmula.
Les haremos matarse entre ellos cuando nos convenga. Les mantendremos separados de la unidad por el dogma y por la religión. Controlaremos todos los aspectos de sus vidas. Les diremos como y que pensar. Les guiaremos suave y amablemente dejándoles pensar que se guían a sí mismos.
Fomentaremos la animosidad entre ellos a través de nuestras facciones. Cuando una luz brille entre ellos, la extinguiremos por medio del ridículo o la muerte, lo que más nos convenga. Les haremos rasgar los corazones de sus padres y matar a sus propios niños.
Lograremos esto usando el odio como nuestro aliado, la ira como nuestro amigo. El odio les cegará totalmente y nunca verán que desde sus conflictos saldremos como sus gobernantes. Estarán demasiado ocupados matándose unos a otros.
Se bañarán en su propia sangre y matarán a sus vecinos hasta el momento que lo consideremos propicio para nuestro ataque. Nos beneficiaremos enormemente de esto porque ellos no nos verán porque no pueden vernos.
Continuaremos prosperando de sus guerras y de sus muertes. Repetiremos esto una y otra vez hasta que nuestra última meta sea lograda.
Continuaremos haciéndoles vivir en medio del miedo y de la ira mediante las imágenes y los sonidos. Usaremos todas las herramientas que tenemos para lograr esto. Las herramientas serán proporcionadas por su propio trabajo. Les haremos odiarse a sí mismos y a sus vecinos.
Gota a gota, gota a gota avanzaremos hacia nuestra meta. Tomaremos sus tierras, sus recursos y riquezas para ejercer el control total sobre ellos.
Les engañaremos en aceptar leyes que robarán la pequeña libertad que tendrán. Estableceremos un sistema de dinero que les encarcelará para siempre, manteniéndoles a ellos y a sus hijos en deuda.
Cuando logren tomar fuerza les acusaremos de crímenes y presentaremos una historia diferente al mundo porque nosotros poseeremos todos los medios de comunicación.
Usaremos los medios de comunicación para controlar el flujo de información y su sentimiento en nuestro favor.
Cuando luchen en contra nuestra les aplastaremos como insectos porque son menos que eso. Ellos estarán desvalidos de poder hacer algo porque no tendrán ningún arma.
submitted by josema3 to podemos [link] [comments]


Hacks Psicológicos Para Que Te Digan Siempre Que Sí 8 Cosas que Desconoces sobre Ti Mismo - YouTube Secretos SÍ, secretos NO - Fundación PAS - YouTube Confianza En Sí Mismo y Creer En Ti: El Secreto de la ... 20 Frases de Secretos  La información que nunca se dice El Conocimiento de Sí Mismo (Audiolibro Completo) por Jose ... Cómo Ser Más Seguro de Sí Mismo - Aumenta Tu Seguridad ...

Amores prohibidos / Amantes secretos - pinterest.es

  1. Hacks Psicológicos Para Que Te Digan Siempre Que Sí
  2. 8 Cosas que Desconoces sobre Ti Mismo - YouTube
  3. Secretos SÍ, secretos NO - Fundación PAS - YouTube
  4. Confianza En Sí Mismo y Creer En Ti: El Secreto de la ...
  5. 20 Frases de Secretos La información que nunca se dice
  6. El Conocimiento de Sí Mismo (Audiolibro Completo) por Jose ...
  7. Cómo Ser Más Seguro de Sí Mismo - Aumenta Tu Seguridad ...

¿Cómo identificar un secreto que es peligroso? No olvides visitar nuestras Redes Sociales: - Facebook: https://www.facebook.com/fundacion.pas - Instagram: @f... Descubre cómo ser más seguro de sí mismo e incrementar tu seguridad de forma natural y para siempre con los 5 tips que veremos en este vídeo. Como ser más se... ¿Crees que te conoces bien?, quizás no sea así, una de las tareas más complejas, es el saber cómo somos realmente, en el siguiente vídeo, os desvelamos una s... Descarga gratis el libro: Ser Consciente, el nuevo paso en el camino de la evolución: http://www.joseluisvalle.com/serconsciente/ NUEVO LIBRO DE JOSE LUIS VA... 10 Datos Sorprendentes Sobre El Cuerpo Femenino - Duration: ... 2 Técnicas Infalibles Para Tener Seguridad En Sí Mismo Y Conquistar Lo Que Sea ... Secretos de la Vida 1,004,904 views. 15:00. ... Por secretos se ha mentido, traicionado, e incluso asesinado. Y, sin embargo, los secretos también son lo que más nos une a nuestros amigos, y es que demuestran la confianza que existe entre ... Confianza en ti mismo... ¿la tienes? ¿Crees en ti y tus capacidades? En este vídeo te revelaré un secreto que nadie te ha dicho para que disfrutes de la verd...